DestacadosNacional

La Catedral Metropolitana, o Templo de Xipetotec

Por domingo 28 de abril de 2013 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel “El Cuervo”*

La-Catedral02Después de una larga plática con mi hijo, acerca del futuro sacramental primario de mi nietecita Leonora, se despertaron muchas inquietudes en torno a la significación de la Catedral de la Ciudad de México… Lo que mi hijo Alberto argumentaba, es que la ceremonia de iniciación en el catolicismo por parte de mi nieta, debía ser realizada precisamente en la Catedral Metropolitana dado que es, según él piensa, el templo más importante en torno a la fe católica de México… “¿No es cierto que es el más importante en la fe católica del mexicano, papá…?” “No, hijo… Es donde las autoridades eclesiásticas están y por lo tanto será la de mayor jerarquía en el organigrama, pero la más importante en lo que se refiere a la fe católica del mexicano, es definitivamente La Villa de Guadalupe” Y es que, basta con recordar lo que acontece allá en el cerro del Tepeyac cuando se acercan las festividades de María Tecuauhtlacupe, Tonantzin… Son verdaderamente millones y millones de fieles los que acuden durante meses para su festejo… Desde luego, la Catedral de México, tiene una gran relevancia per se, independientemente de su posición en el gusto de la gente en lo que se refiere al fervor católico, por su historia… Para comenzar, fue edificada sobre los cimientos de todo un centro ceremonial Mexica. El templo que se encontraba en ese sitio, era el dedicado a una deidad que fuera importada de los cempoaltecas: Xipe Totec. Fue para ellos el Dios principal y como tal lo veneraron. Y durante el reinado de Axayácatl que fuera del año 1461 a 1481, los mexicas lo adoptaron como su Dios. Xipe Totec… Nuestro Señor El Desollado, en náhuatl… Es esta deidad, la simbolización de la parte masculina del universo, la región de la juventud y de la aurora, del maíz tierno, la abundancia, la riqueza y el amor según nos dicen respetados historiadores entre otros Adela Fernández en su Dioses Prehispánicos de México. Xipe Tótec, representa la fertilidad y los sacrificios y fue el patrono de los orfebres… Otros autores, señalan que Xipe Totec , era venerado entre las poblaciones del mar y especialmente en las costas de Jalisco. En un claro sincretismo, hasta la actualidad, gremios de orfebres llegan a la catedral en peregrinaciones… Tal vez buscando en la memoria colectiva, los favores de Xipe Totec entre las vibraciones que las piedras de la catedral conservan de aquel arcaico templo mexica… Porque, después de la destrucción de gran parte de los templos de la antigua México Tenochtitlan, se edificaron construcciones diversas sobre los restos de dichos templos y utilizando el material que de ello quedaba. Así, en la que hoy es la Catedral Metropolitana, permanecen como mudos testigos, esas piedras que confomaban el templo del señor de los desollados quien, según la cosmogonía prehispánica, se quitara la piel para alimentar a la humanidad entera…

Fue Hernán Cortés, desde los remotos tiempos inmediatamente después de la conquista, quien mandó construir sobre los restos del templo del también llamado por algunos autores Tezcatlipoca Colorado, una iglesia. Al poco tiempo, fue nombrada Catedral por Carlos V y el Papa Clemente VII según consta en los anales de la historia consignada en la bula del 9 de septiembre de 1534. Tiempo después, siendo este templo insuficiente, fue derribada y se inició la construcción de la nueva Catedral Metropolitana en el año de 1571. Lo curioso del caso, es que la anterior iglesia fue derruida en el año de 1552. De tal suerte que durante 19 años, permanecieron las piedras del templo de Xipe Totec confundidas con lo que era el nuevo material utilizado para la construcción de la iglesia edificada por cortés y derribada por orden de Felipe II. Después de terminada la construcción de la nave central y naves principales, se convocó a un concurso para construir la fachada y las torres, mismo que fue ganado por un arquitecto veracruzano de nombre José Damián Ortiz de Castro. Pero la muerte sorprende al arquitecto Ortiz de Castro y motiva que durante un tiempo quede la terminación de la Catedral interrumpida. Sería otro afamado arquitecto español, quien se encargaría entonces de la terminación de la obra basándose en los diseños de Ortiz de Castro. Hablo del arquitecto Manuel Tolsá, a quien muchos recordarán como el autor del afamado “Caballito” que durante muchísimos años fuera referencia para quien recorriera la ciudad de México.

—¿Por dónde queda…?

—Mira, te vas por Paseo de la Reforma hasta que te encuentras de frente con “El Caballito”…

—¿El Caballito…?

—Sí, la estatua de Carlos IV que está frente al edificio de la lotería…

—Ah, sí, sí… “El Caballito”

—Pues sí, el caballito… ¿No te lo acabo de decir…?

—Sí, pero no sabía de qué caballito hablabas…

—¡Cómo que no sabías cuál caballito, no me jodas… El único caballito que hay en México y que todo mundo conoce como tal…!

La-Catedral01Claro, ahora, hay otro caballito, pero más que por identificación con esa estructura monumental de Sebastián, es probable que mucha gente siga pensando en que ahí se encontraba antaño la estatua de Carlos IV diseñada por Manuel Tolsá, el arquitecto que tuvo a su cargo la terminación de la Catedral de La Ciudad de México. Aunque si hemos de decir verdades, no podría atribuirse a un solo arquitecto la construcción de la Catedral. Realmente fueron muchos, cerca de veinte los que en total fueron construyendo parte a parte de este el templo central de la Arquidiócesis católica de México. La catedral, ha albergado en su interior verdaderos tesoros. Miles de obras de arte entre retablos y arte en orfebrería constituyeron el acervo cultural propiamente dicho del interior de la Catedral Metropolitana. Infortunadamente, muchos de esos tesoros fueron extraídos poco a poco siendo encontrados con los años, muchos de ellos, formando parte de colecciones particulares o como objetos propiedad de museos de otros países. Así, grandes candelabros de finísima plata, retablos, blandones y figuras de plata también, muchos marcos de oro con incrustaciones de perla y piedras preciosas… Se dice que fueron 88 los marcos que se perdieron… 88 obras invaluables con diez perlas cada uno y 5872 diamantes y 2653 esmeraldas así como 544 rubíes y 28 zafiros. También se perdió un pectoral de oro con reliquias y otro con topacios y brillantes y con anillos de accesorio entre muchos más. Pero, volviendo a la construcción del templo, a partir de que Tolsá reanuda la construcción de la Catedral, en 1793, contarían 16 años para la terminación de la obra que fue concluida en 1813. La fachada, que fuera concretamente tarea del arquitecto valenciano, muestra la representación en mármol blanco de la Asunción de la Virgen María. Al lado izquierdo de éste, otro relieve también en mármol representa la entrega de las llaves del Cielo a San Pedro y a la derecha tenemos la Barca de la Iglesia. Sobre el reloj de Catedral que se ha vuelto emblemático y durante muchos años fue referencia de horario para los capitalinos, se representan bellamente las virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad. Todo esto y prácticamente toda la fachada, fue obra de Manuel Tolsá. El campanario de Catedral es otro de los puntos emblemáticos de la misma. Las campanas son verdaderamente antiguas, tan antiguas como el inicio de la construcción de la Iglesia en su segunda etapa. Justo cuando comienza la construcción, se piensa en la fundición de las campanas y es en 1578 cuando se funde la campana de mayor antigüedad. El tamaño de las campanas de catedral es verdaderamente impresionante siendo la mayor de ellas de 6 toneladas de peso en contraste con la más pequeña del campanario que pesa apenas 60 kg. Muchos grandes pintores de la época, realizaron los muchos retablos que hasta la fecha se encuentran en la Catedral Metropolitana en donde se tiene ya una verdadera pinacoteca que funciona con aportaciones de los visitantes para su constante restauración. Dentro de la Iglesia, existen pinturas, esculturas, tallas de madera como el barandal del coro que fuera realizado en Macao con caoba, en fin infinidad de obras de arte que convierten a la Catedral La-Catedral03Metropolitana en un verdadero museo donde admirar el trabajo de todos esos grandes artistas que participaron en su construcción y restauraciones posteriores a los incendios varios que han destruido parte del templo. Desde los primeros arquitectos como Ortiz de Castro y Manuel Tolsá, hasta el gran escultor de origen alemán Matías Goeritz de cuya autoría son las ventanas actuales de la cúpula, han dejado su trabajo para la posteridad en este suntuoso templo. Entre los incendios (el último de ellos apenas en 1967 cuando se consumió en llamas el retablo de la Asunción que adornara el llamado Altar del Perdón) y los saqueos, la catedral ha experimentado muchos cambios de manera obligada. Matías Goeritz, dejó un gran legado artístico en nuestro México. Cuando visiten la ciudad que el Barón de Humbolt llamara de Los Palacios, nuestra gran México Tenochtitlan, vayan a los límites con el estado de México, ahí podrán observar una de las esculturas más emblemáticas en la actualidad, Las Torres de Satélite. Estas fueron realizadas por Matías Goeritz entre muchas obras más. Podría seguir escribiendo acerca de la Catedral mil historias, mil anéctodas como la toma de las torres en aquel ya legendario movimiento estudiantil de 1968 cuando mi gran amigo Amado y yo, trepamos al campanario junto con varios compañeros del movimiento… El estar ahí, tañendo las campanas de Catedral aunado a la emoción honesta y tal vez inocente del movimiento, fue verdaderamente incomparable… un sitio de gran relevancia histórica, donde estuvo en primera instancia el templo dedicado a Xipe Totec… Donde durante varios años permaneciera empotrada en uno de sus costados la llamada piedra del sol, el Calendario Azteca… Un lugar cargado de magia por muchas razones, la Catedral Metropolitana.

—Pues ahí quiero que se bautize Leonora del Carmen… No importa que no sea el sitio más relevante en la fe católica de México pero finalmente es uno de los lugares de mayor importancia en toda la cosmogonía de nuestro país desde épocas prehispánicas, papá, por eso lo quiero, por eso…

—De acuerdo, hijo… Ahí se hará el bautismo de mi nietecita amada… En la Catedral Metropolitana… En el templo de Xipe Totec.

Planeando el bautismo de Leonora del Carmen y revalorando la simbología de la Catedral Metropolitana de México.

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.