Estatal

Florence Yoch y Lucille Council Las Arquitectas que Diseñaron el Jardin Botanico de Los Mochis

Por domingo 28 de abril de 2013 Sin Comentarios

Por Cristina Urías Espinoza*

Florence-YochEn el corazón de la ciudad de Los Mochis se conserva una bella obra de arquitectura del paisaje de la famosa mancuerna de arquitectas Florance Yoch y Lucille Council. Esta famosa pareja de arquitectas que influenció el diseño de jardines en el Sur de California, así como paisajes y escenarios para películas de Hollywood durante las primeras décadas del siglo XX, fueron quienes diseñaron el plan maestro del ahora llamado Jardín Botánico Benjamín F. Johnston.

Florance Yoch (1890-1972), estudió arquitectura en la Universidad de California Berkeley y en la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, donde obtuvo su grado en paisajismo y jardinería. Por su parte Lucille Council (1898-1964) estudió en la escuela de arquitectura doméstica y paisajismo de Massachusetts. Se sabe que Yoch y Council se asociaron y trabajaron juntas desde 1921 y tras más de 50 años completaron más de 250 proyectos de paisajismo entre ellos los sets de la películas Gone with the wind (1939), y Romeo y Juliet (1936).

Benjamín F. Johnston, el americano dueño del ingenio azucarero que incentivo el poblamiento de Los Mochis, ideó un gran proyecto de un jardín botánico para su casa “La Casa Grande”, esto debido a su gran afición a las plantas. El millonario entonces contrató a las afamadas arquitectas norteamericanas y para poder desarrollar el proyecto de la envergadura de su visión.

La amplia experiencia de las arquitectas en Hollywood propicio que el diseño del jardín de los Mochis fuera inspirado en el set de la película The Garden of Alhá (1927) que es el exótico Jardín London de Biskra, que se encuentra en Argelia, África. Para el jardín botánico de Johnston las arquitectas decidieron exhibir también plantas exóticas pero de lugares donde creciera la caña de azúcar, como el sur de España y las islas Hawaianas, hasta Filipinas, Cuba, California, Java y Sumatra.

Así, por orden de Johnston desde California fueron enviados trenes cargados de plantas y semillas para ser aclimatadas en México, algunas habían sido transportadas por el mismo Johnston desde lejanas regiones durante sus múltiples viajes de placer por Asia. De tal manera que poco a poco el jardín se llenó de plantas exóticas, como de bayanes, (árbol sagrado en la India), gingko biloba, laureles de la India, lluvia de oro, jazmines chinos, lirios, higos africanos, olmos, y más de setenta y cinco variedades de palmáceas, especímenes que los cuales la mayoría aún se conservan en el jardín.

Florence-Yoch2Con el plan ya definido, las obras del proyecto de jardín botánico de Johnston iniciaron en mayo de 1930 en su terreno de 8 hectáreas. El proyecto contemplaba el diseño de un jardín formal para la celebración de fiestas ubicado frente a su casa, y un jardín principal dividido en cuatro cuadrantes, los cuales convergían en una gran plaza de 46 metros de diámetro. Cada uno de los cuatro bloques del proyecto original que aún se conservan tienen un diseño distinto: dos cuadrantes tienen avenidas rectas y dos avenidas curvas. El bloque sureste se caracteriza por su traza regular, una gran avenida bordeada de palmeras reales, el jardín de las rosas, además de dos bloques dedicados a la plantación de cítricos. El jardín suroeste, el llamado jardín de agua, es el que conserva la vegetación más densa; y congrega la mayor cantidad de palmáceas, y plantas de maderas tropicales. En el bloque noreste se observa una gran influencia oriental, ya que sus los caminos dibujan el símbolo ying-yang. En el bloque noroeste los arboles de olivos y ficus bordean las avenidas.

El proyecto original concebido por las arquitectas incluía en su programa arquitectónico algunos espacios que nunca se materializaron. Por ejemplo, la serie de albercas y espejos de agua que se emplazaban en centro del jardín nunca se construyeron, lo mismo que un salón casino que remataba la avenida principal y el acceso al jardín. Sin embrago en años recientes se construyeron las puertas de entrada del jardín siguiendo los bocetos del proyecto original el cual mostraba según imágenes y descripciones de Florance Yoch “cuatro gigantescos pilares blancos de cerca de seis metros de alto, cada uno coronado con un ornamento terracota con forma de una jarra de aceite italiana.”

Después de la muerte de Benjamín F. Johnston en 1937 y de la destrucción de “La Casa Grande” en 1942; el jardín fue abierto al público el 6 de mayo de 1963 como parque municipal conocido como “Parque Sinaloa”, finalmente se cambió su nombre a “Jardín Botánico Benjamín Francis Johnston” con el objetivo de promover su rescátate y conservación para generaciones futuras.

A más de 80 años del diseño el jardín botánico ideado por Yoch y Council; sus visitantes al caminar por sus avenidas pueden identificar claramente la composición de sus cuatro bloques principales y refrescarse en los días de intenso calor a la sombra de plantas exóticas. Es pues este jardín sin duda es una obra de arquitectura del paisaje digna de admirar y quizá uno de los mayores tesoros que resguarda de la joven ciudad.

*Maestra en Arquitectura Investigación y Restauración de
Sitios y Monumentos. Becaria FOECA Sinaloa (2011-2012). La Colonia
Americana de Los Mochis, su patrimonio urbano arquitectónico.

Otras entradas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.