Nacional

¿Hay un Boom en la danza de Tijuana?

Por domingo 14 de abril de 2013 Sin Comentarios

-ÚLTIMA DE DOS PARTES-

Directores de compañías de danza fronterizas expresan sus opiniones de lo que sucede actualmente con este movimiento artístico. Premios, giras, festivales, diplomados…
Algo está sucediendo en la ciudad.

Por Jaime Cháidez Bonilla*

Danza-En-TijuanaMinerva Tapia, directora del grupo de danza Minerva Tapia.

-“Tijuana ha tenido un desarrollo dancístico gradual y muy propio en los últimos 50 años. Actualmente existe un sinfín de espacios donde se ofrecen clases de diferentes danzas para todos los niveles, desde aficionados, principiantes, técnicos, diplomados y hasta licenciatura. Creo que de todos los géneros dancísticos es indiscutible que la danza clásica y contemporánea ha destacado a nivel nacional e internacional y tienen un lugar especial en la historia de Tijuana. Ambas danzas también han tenido una relación continua y a veces interrumpida con la ciudad de San Diego, California, donde ha existido un transitar de ideas y colaboraciones. Lo anterior aunado a los festivales de danza y arte de la ciudad han dado un nuevo amanecer a la danza.

Para que Tijuana tenga o siga teniendo un desarrollo positivo creo que al par de estar disfrutando efectivamente un cambio importante en lo que refiere a danza, se debería justo en este momento hacer evaluaciones para no perderse en una falsa imagen de lo que es la profesionalización de la danza. No todos los booms son sinónimos de calidad quizás de cantidad pero no de calidad”.

Henry Torres, director artístico del grupo Lux Boreal.

-“Desde mi punto de vista no existe un Boom. Pienso firmemente que Tijuana es una ciudad muy fértil para las artes, además de inspiradora y un real escaparate para creadores consolidados y emergentes. Pero esto no quiere decir que exista un Boom. De lo que sí se trata es de condiciones que permiten el surguimiento de cualquier propuesta artística, misma que después de ser lanzada tiene que enfrentar un proceso de validación regional y nacional.

La ciudad de Tijuana es muy bondadosa, dado los públicos y las condiciones institucionales. Esto ha permitido florecimiento de diversas iniciativas dancísticas, pero pocas trascienden el nivel local o aprovechan la dinámica binacional. Además, hay que contar con la influencia que han plasmado las compañías como Minerva Tapia, Subterráneo, Aleph Teatro Kinésico, entre otras.

Aun así, no existe el Boom que debiera. Faltan líderes de proyectos artísticos, faltan profesionales que aglutinen el talento de los creadores y bailarines de la región para realmente catapultar el potencial existente y así, sí existiría algo parecido al pomposo significado de la palabra Boom”.

Gregorio Coral, Director General de Subterráneo Danza Contemporáneo.

-“Tijuana muestra una amplia oferta dancística, específicamente en la danza contemporánea, la evolución que ha sufrido la danza contemporánea se ha desarrollado en gran parte por la voluntad que demuestran los bailarines y coreógrafos, teniendo que salvar mil dificultades y situaciones, ocasionadas por una falta de política cultural hacia la danza.

Antes existía un vacío respecto a intérpretes locales, las compañías estaban conformadas en su mayoría por bailarines de afuera. Ahora, en las compañías actuales, existen bailarines tijuanenses, los cuales han surgido de los Diplomados y Seminarios de Danza que se ofrecen en la ciudad. El hecho que en la ciudad existan buenos maestros de ballet, ha permitido que se tengan buenos bailarines, con los cuales se pueda trabajar en técnicas contemporáneas.

Sin embargo un problema muy importante es la poca existencia de coreógrafos preparados y experimentados, las nuevas generaciones no están atendiendo este asunto tan vital para el desarrollo de la danza. Están desarrollando su trabajo sólo con buenas intenciones y buenas ideas, pero sin un amplio rigor formativo o de investigación.

Danza-En-Tijuana2

En los 80 el desarrollo de la danza, como muchas otras disciplinas se vieron influenciadas por el movimiento punk (hazlo tu mismo), es de donde yo surjo como creador, sin embargo, lo que le siguió fue una época de preparación y conocimiento, sobre todo de experimentación transdiciplinaria, pero para acceder a esto, tuve que conocer más elementos que me permitieron desarrollar un lenguaje creativo.

En resumen, el “boom de la danza en Tijuana” lo considero a medias ya que se han mantenido en activo la mayoría de los creadores y grupos que surgieron en los 80´s y 90´s, aportando su experiencia para el desarrollo de nuevas generaciones de bailarines y coreógrafos, creando públicos a través de festivales y muestras de danza, y consolidando las relaciones institucionales.

Sin embargo, se ha apostado más hacia el desarrollo de bailarines, dejando pendiente el desarrollo de coreógrafos, y como lo señale antes, la danza la propicia el coreógrafo, no el bailarín, hay que apostarle al coreógrafo antes que al bailarín, o a la par.

Es el coreógrafo el que tiene la iniciativa para crear una compañía, el que tiene la inquietud de desarrollar un lenguaje dancístico, que después convertirá en una técnica, con la cual podrá formar bailarines. Es el interesado de autogestionarse para difundir su trabajo, crear públicos, y buscar apoyos en las instituciones.

Observo que en Tijuana existen excelentes bailarines, salones para entrenarse de buena calidad, maestros que imparten clases de excelente nivel, festivales con buen apoyo, amplia apertura de las instituciones para apoyar la danza, y un público más acostumbrado e interesado en ver danza.

Sin embargo veo en desproporción el desarrollo y consolidación de coreógrafos, lo cual me hace pensar en un boom a medias de la danza en Tijuana”.

César Delgado, crítico de de danza.

-“Hay, digamos, danza de buena factura. De primer mundo. Y aunado a esto, la gestión de algunos grupos (como Lux Boreal y Péndulo Cero), que lleva a obtener apoyos económicos que son fundamentales para su trabajo creativo. Es importante que los bailarines puedan vivir de su trabajo. Que realmente sean profesionales. Que puedan dedicar todo su tiempo a las diversas facetas de la construcción de la danza fronteriza.

Desde el (llamado) centro del país, donde temporalmente estoy, porque radico en Rosamorada, Nayarit, la danza tijuanense se ve como un movimiento sólido, propositivo y de grandes alcances en la cultura nacional. Algo insólito. Al coniderar, que en tiempos pasados se pensaba que fuera de México, D.F. todo era “la barbarie”.

*Periodista cultural.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.