Local

La Revista Arte (de Mocorito)

Por domingo 7 de abril de 2013 Sin Comentarios

Por Juan Salvador Avilés Ochoa*

Con autorización del autor tomado de su libro “Lo que el vapor se llevó”, Crónicas de Mocorito.

El 30 de junio de 1906, al cumplir tres años el periódico La Voz del Norte,-1ª época- que editaba en Mocorito el profesor José Sabás de la Mora, se anunció el inicio de una publicación mensual, una revista de dieciséis páginas, en cuarto menor, forro por separado e impresa elegantemente en buen papel.

La revista Arte se repartía gratuitamente entre los suscriptores del periódico, y estaría bajo la dirección del doctor Enrique González Martínez.

Al cumplir cuatro años de vida La Voz del Norte en 1907, se anunció que la revista Arte durante el siguiente año sería de mayores dimensiones , impresa en papel fino y con fotograbados, ya que a partir de octubre de dicho año se tendría un magnífica prensa, marca Phoenix.

En julio de 1907 aparece el primer número de la revista Arte, editada por José Sabás de la Mora y dirigida por dos literatos de altos vuelos, el doctor Enrique González Martínez como director y Sixto Osuna como jefe de redacción.

El primer número aparece con el siguiente material literario: “Una caso de septiembre” por José Sabás de la Mora; “ Felipe IV” por Manuel Machado; “ Silenter” de Enrique González Martínez; “ La última visita del gentil hombre enfermo” de Giovanni Papini, escritor de moda en Italia –no se da crédito en la traducción-; “Pax” por Leopoldo Lugones; “ La emoción de las flores” por Rafael López; “ El parisiense” por Anatole France;- tampoco se da el crédito al traductor-; “ Un padre nuestro por el alma del Rey Luis de Baviera en el lugar de su tránsito” poema de Amado Nervo, una nota sin firma sobre “Lirismos” de Enrique González Martínez y una glosa, sin firma también sobre Giovanni Papini.

En esos tiempos estaban a la venta; en la imprenta los Cuentos costeños de Cayetano Rodríguez Beltrán, a un peso el ejemplar.

En agosto salió el número dos de la revista con el siguiente contenido; “Los beneficios de Don Pedro el Cruel”, por Sixto Osuna; “Era un aire suave”, por Rubén Darío; “En el mercado. Un Héroe”, de Máximo Gorki; “Pensamiento” por Edward Soederberg; “Dolorosa”, por Sixto Osuna; “Renacimiento”, por Francisco Villaespesa; “Decamerón“ por José Juan Tablada; una nota de la redacción acerca de un libro sobre Paul Verlaine; “El último duelo”, de Heriberto Frías; “Estela”, de Efrén Rebolledo; y dos notas más de la redacción de Julio Flores.

Hasta enero de 1908 salió el tomo II de la selecta revista mocoritense, traía versos de Esteban Flores, versos y prosas del doctor Enrique González Martínez, un hermoso cuento de José Manuel Machado, una traducción de dos fragmentos de “El jardín de Epicuro”, de Anatole France, con un ligero perfil sobre el mismo autor y un breve párrafo necrológico y notas biográficas de Ángel de Campo.

Dos meses después salió el número cuatro de la revista, cuyo sumario fue: “Un cabecilla, por R. del Valle-Inclán, “La canción del carro negro”, por Pedro de Repide, cuatro magníficos sonetos de Francisco Villaespesa, “Los dos filósofos”, por Alejandro Swientochwsky, “Carlos VI y María Luisa”, por Nilo Fabra y “Colibrí, por Jesús Ureta.

El último número de la revista habría de salir el 31 de mayo de 1909.

Los talleres de la imprenta, durante ese período, estaban localizados en la esquina de las calles Francisco Cañedo (hoy Francisco I. Madero) y Benito Juárez (antes Guadalupana).

En junio de 1908, Graciano Monje, de Angostura, Eleuterio Aguilar, de Bacubirito, Aurelio Ibarra, de El Fuerte, Hasle Hoffmann, de Los Ángeles, Rafael Elizalde, de El Salitre, Hipólito Velázquez, de San Joaquín, Pablo Zapata, de Calabacillas, Gabriel Labrada, de El Valle, Ramón C. Félix, de Alhuey, Jesús Castro, de El Playón, Marcelino Almada Güereña, de El Fuerte, P. Villaverde, de Culiacán, y A.F. Know de Culiacán eran, entre otros, algunas de las personas suscritas al bisemanario La Voz del Norte, y por tanto, recibían la revista Arte.

Esos fueron los primeros cuatro números de esa revista literaria, la que constituye una muestra de la época dorada de la cultura en la cabecera del distrito de Mocorito, en ese entonces llamado “Atenas de Sinaloa.

*Cronista de Mocorito

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.