Nacional

Las Poetas

Por domingo 17 de marzo de 2013 Sin Comentarios

Por Mario Arturo Ramos*

“Una promesa es una promesa, es hora de actuar para acabar con la violencia contra la mujer” Lema de año 2013

El 8 de marzo fue el Día internacional de la mujer y como una forma de unirnos a la conmemoración preparamos una breve antología de poesía creada por plumas femeninas. Que la disfruten.

Guadalupe “Pita” Amor
Soy vanidosa, déspota, blasfema,
soberbia, altiva, ingrata, desdeñosa;
pero conservo aún la tez de rosa.
La lumbre del infierno a mí me quema,
Es de cristal cortado mi sistema.
Soy ególatra, fría, tumultuosa.
Me quiebro como frágil mariposa.
Yo misma he construido mi anatema.
Soy perversa, malvada, vengativa.
Es prestada mi sangre fugitiva.
Mis pensamientos son muy taciturnos.
Mis sueños de pecado son nocturnos.
Soy histérica, loca, desquiciada,
pero a la eternidad ya sentenciada.

Rosario Castellano
“Jornada de la soltera” fragmento
De noche la soltera
se tiende sobre el lecho de agonía.
Brota un sudor de angustia a humedecer las sabanas
y el vacío se puebla
de diálogos y hombres inventados.
Y la soltera aguarda, aguarda, aguarda.
Y no puede nacer en su hijo. En sus entrañas,
y no puede morir
en su cuerpo remoto, inexplorado,
planeta que el astrónomo calcula,
que existe aunque no la ha visto.

Alfonsina Storni
“Dolor”
Quisiera esta tarde divina de octubre
Pasear por la orilla lejana del mar;
Que la arena de oro, y las aguas verdes
Y los cielos puros me vieran pasar.
Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
Como una romana, para concordar
Con las grandes olas, y las rocas muertas
Y las anchas playas que ciñen el mar.
Con el paso lento, y los ojos fríos.
Y la boca muda, dejarme llevar,
Ver como se rompen las olas azules
Contra los granitos y no parpadear
Ver como las aves rapaces se comen
Los peces pequeños y no despertar,
Pensar que pudieran las frágiles barcas
Hundirse en las aguas y no suspirar.
Ver que se adelanta, la garganta al aire,
El hombre más bello no desear amar…
Perder la mirada, distraídamente
Perderla, y que nunca la vuelva a encontrar.
Y, figura erguida, entre cielo y playa,
Sentirme el olvido perenne del mar

Dolores Roa Bárcenas de Camarillo
“A unas golondrinas” fragmento
¡Venid, aladas viajeras,
aves de mi hogar querido,
colgad aquí vuestro nido.
Venid a cantar aquí.
Haced que recuerde al menos,
al contemplar vuestras alas.
La luz, el cielo y las galas
de la tierra en que nací.
Venid a hablarme en secreto
de mis bosques y mis flores,
y de los dulces amores
de mi tierna juventud.

Silvia Siguenza Salcedo
Fragmento
A ese hombre compañero
que me duele
que me espanta cuando lo veo vendarse el alma
con el amanecer recalentado en vino
acurrucado al miedo y al suicidio
y encallado al bastardo pulso rubio.
A este montón de miedo.
A este montón de odio y de fatiga
va a salpicar mi sangre
que al fin pudo sacar la lengua y no tragársela.
Porque una mujer compañeros
esta mujer que tienen en las manos
se autoparió con el dolo más hondo y silencioso
desde el hambre del hombre y del amigo
peleando por su dignidad humana
hasta que pudo al fin:
Sin la concepción sacerdotal
sin el tibio pañal degenerado
contra la cobardía pujante de los siglos
tener conmigo nuestra casa abierta.

Aglae Margali
“Los signos de la fe. III” fragmento
He de llegar a fecundar
de girasoles
aquella terra nova
confiada a mis indignas manos
por mandato divino.
De sus senderos
arenosos amasaré
una arcilla
para formar
un cirio de diamantes
que se eleve temerario
hasta el divino verbo.
Veré crecer
guirnaldas de azucenas
en la boca del aire
y lloverán
las perlas más redondas
a mi paso.

*Investigador y autor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Las Poetas
Siguiente entrada