DestacadosNacional

Edgar Degas, Obra Tardía en la Fondation Beyeler

Por domingo 27 de enero de 2013 Un comentario

Por Alberto Ángel “El Cuervo”*

Edgar-Degas01A ver… Aquí debo tomar entonces el autobús 30… Me bajo hasta donde está Gare du Norde… De hecho, por lo que dice ese letrerito, es ahí donde termina la ruta del camión y de ahí se regresa… Cuál será la famosa Gare du Nord… Esa es la pregunta… Bueno, de todos modos la anuncian pero no me acuerdo cuál es… ¡Ah, ya, claro, es donde vimos el partido de México contra Argentina en el mundial de Alemania! Cómo pude olvidarlo, caray… Bueno, es lógico… Eso dicen… La memoria comienza a aletargarse… Qué chistoso aquel argentino que llegó envuelto en una bandera albiazul gigantesca y dando brincos y gritos para animar a los aficionados de Argentina y jamás logró levantar el ánimo de nadie más allá de la risa que causaba… Claro, al final del partido, cuando México, después de haber jugado por nota, dado clase de técnica, poniéndose al tú por tú con uno de los grandes del foot ball, perdió el partido, la porra argentina se levantó a bailotear y a compartir cánticos y bandera con aquel gaucho con quien estuve charlando un par de cosas acerca de Buenos Aires… El caso es que ahí es donde debo bajarme… Camino hacia la parada del tram, y ahí tomo el número 6 que va a Rhien… El camino, después de haberlo recorrido tantas veces, se hace totalmente familiar… El parque del lado derecho donde en el verano se ha hecho costumbre el reunirse para elevar papalotes y ahora en el invierno, una gruesa capa blanca cubre los colores del verano… Junto al parque, que es algo así como un llano enorme enmarcado por hileras de árboles, una casa que se antoja como de cuento… “Mi casa de Rhien”, suelo decir en son de broma… Más Edgar-Degas02adelante, del lado izquierdo del tram, cuando vamos hacia Rhien, hortalizas… Un sin número de parcelas, por llamarles así, que el estado otorga a todo aquel que quiera cultivar hortalizas tanto para beneficio y consumo familiar o personal, como para aquel que pretenda hacer de ello un modo de ingreso económico… Todo está nevado… Este año, la nieve ha arribado a Basel… Aunque Rhien, propiamente dicho, no es Basel… Serìa algo así como Naucalpan o algún otro municipio conurbado al Distrito Federal… Bajándome del tram, de inmediato el aire frío hace que busque proteger lo protegible… En la entrada de este bellísimo museo, una escultura blanca monumental hecha por Ellsworth Kelly, se confunde con el nevado y enorme jardín de la Fundación Beyeler… Hay más gente de la que me esperaba… Y al escucharlos hablar, me doy cuenta de que la mayor parte de los visitantes hablan en francés… Siendo Degas de origen francés, se explica por si mismo… La exposición se anuncia como Edgar Degas L’Oeuvre Tardive, La obra tardìa de Degas… Hilaire Germain Edgar Degas, es el nombre completo de este pintor nacido en París el 19 de Julio de 1834… Cuando escuchamos el nombre Degas, lo más común es que nos remita al mundo del ballet… Y es que fue precisamente el Ballet lo que cautivó al Maestro, fue la magia de la danza clásica lo que se constituyó en el motivo básico de la obra de este importante pintor mundialmente afamado. Claro, no toda la obra de Degas tiene como tema el ballet, pero por alguna razón, en cierta etapa de su vida, Edgar Degas se vio inmerso en ese mundo maravilloso de la danza clásica buscando sobre todo plasmar las diversas actitudes de las bailarinas en los ensayos, descansos o antes y después de escena… Al final de su carrera, Degas abandona el óleo y otras técnicas para dedicarse exclusivamente al Pastel. El dibujo, que siempre fue su pasión, se palpa en toda esta etapa tardía de su obra en donde la línea está por encima de la forma… La crítica, Edgar-Degas03en general, ha considerado a Degas como uno de los iniciadores del impresionismo y desde luego, tiene un fundamento válido esta consideración: La primera exposición que montan los impresionistas, contó con la muy activa participación de Degas… Por otro lado, muchos hablan de las grandes diferencias que la obra de Degas en general tiene con la de los demás impresionistas sobre todo en lo que se refiere a la iluminación. El impresionismo, que busca romper con todo el academicismo de la época, tiene como una de sus principales búsquedas, la luz y colores de la naturaleza… La iluminación natural, al aire libre, es básica en la obra de prácticamente todos los impresionistas. Sin embargo, la obra de Edgar Degas, en comúnmente plasmada en interiores y su iluminación artificial de los mismos, es claramente mostrada en sus cuadros… En esta exposición de la obra tardía de Degas, puede observarse lo dramático de la iluminación que el pintor maneja… Así, por ejemplo, el cuadro con que los curadores, Martin Shwwander y Michiko Kono abren la exposición de la que les hablo, es “Danseuses au Foyer”, en la que Degas hace gala de lo que él mismo llama una “orgía de color” en una iluminación totalmente interior… Aquí pueden verse tres bailarinas en su tutú azul esperando la señal para salir a escena y acomodando sus zapatillas mientras sus compañeras practican algunos pasos en este que es el cuarto de ensayo o espera del teatro… Continúa la exposición con una gran cantidad de pasteles con la temática de la danza… Y en ellas podemos ver muy diversas actitudes de las mismas bailarinas… Así, puede casi percibirse el cansancio que algunas de ellas muestran… El dolor que aqueja los tobillos y el pequeño masaje que se autoprocuran buscando mejorar la condición muscular para entregarse al ballet… Casi nunca plasma Degas en sus obras, el momento de la danza en sí, sino justo los instantes previos o Edgar-Degas04posteriores a la presentación, instantes que el público difícilmente podrá haber conocido en una bailarina… Plasma lo mismo el aburrimiento por la espera que el cansancio extremo de la práctica estricta al extremo que el ballet conlleva o la desesperación por la angustia que el ballet causa en las danzantes y que Degas muestra en las diversas actitudes de las bailarinas que dibuja… Además de la danza en su dramatismo intensísimo, la obra tardía de Degas, manifiesta su claro interés en dos momentos bellamente mágicos de la figura femenina: La intimidad del baño y el peinado del cabello que en aquella época era larguísimo y requería de cuidados muy especiales… Así, después de recorrer dos o tres salas dedicadas casi exclusivamente a la danza tanto en las obras al pastel como en estatuillas de bronce realizadas por el propio Edgar Degas, llego a la sala cuatro y ahí me encuentro con la primera de esa serie de pasteles que el pintor impresionista por antonomasia dedica a la mujer en el baño en muy diversos momentos que van desde el lavado con esponja o un baño de tina o incluso tomar un pequeño desayuno inmediatamente después de bañarse hasta el aseo personal en el toilette, momento que Degas convierte en arte erótico con su maestría… El primer cuadro que contemplo en esta temática, se titula justamente Femme a sa Toilette, la mujer en su baño… Desde luego, estas obras, rompen con la típica idea de la estética del cuerpo femenino ya que muchas damas consideran que no tienen nada que ver con el ideal de belleza ya que son momentos íntimos en los que descuidan la pose y la elegancia aun cuando el pintor intenta mostrar los mejores ángulos en estos momentos íntimos… El cuadro en cuestión, muestra a una mujer lavando con una esponja su axila izquierda… Su desnudez se muestra apenas cubierta por una prenda que cae en sus muslos. Lo Edgar-Degas05erótico de este cuadro y otros donde Degas plasma la intimidad del toilette femenino es, según los críticos, el punto de vista del que se contempla la escena que es como si fuera un voyerista escondido contemplando la intimidad de la mujer… De hecho, muchos de sus contemporáneos impresionistas, recurren a este punto de vista del espectador escondido para imprimir una emoción mayor a la intimidad del baño femenino… De hecho, esto lo corrobora el propio Degas en una entrevista que le hace George Moore (No tiene nada que ver con el 007, conste) y Degas comenta: “En el pasado, el desnudo ha sido representado en poses que la gente presupone como el ideal erótico, pero mis mujeres son simplemente criaturas. Las muestro sin esa coquetería ni tabúes, son como criaturas salvajes que se bañan a ellas mismas… Es como estar observando a través de la cerradura…” Esta entrevista, está plasmada en un libro del propio Moore titulado Edgar Degas The Complete Work incluido por cierto, el retrato que Degas realizó del escritor inglés. Así, después de haber asistido entonces a mirar por el ojo de la cerradura por el que Edgar Degas espiaba a sus mujeres en el baño, me dispongo al regreso al estudio de pintura en Basel para ponerme a trabajar motivado por tan enorme artista cuya exposición de trabajos tardíos, verdaderamente vale la pena ver… Paso antes a “Migros” (El supermercado por excelencia de Suiza) a comprar algo con qué prepararme un sándwich, un jugo y un expresso cortado para combatir el frío y el sueño por el cambio de horario que sigue atacando por momentos… Ya que estoy sentado el una de las banquitas del jardín de Rhien, recibo el mensaje de mi hijo… Me está esperando para subir juntos al atelier para motivarnos en el trabajo… Yo tengo siempre como meta dejar para la corredora de arte no menos de tres cuadros terminados… Él debe terminar una serie de aproximadamente veinte tintas para llevarle a Julia, la dueña de la galería Katapult con la que trabaja… La tortita que mate el hambre, debe esperar, escuchando el crepitar de mis botas sobre la nieve, me dirijo a la calle principal de Rhien donde tomaré el tram número 6 que me dejará en la estación de tren donde tomaré el autobús número 30 para bajarme de nueva cuenta en Erasmus Platz y subir a trabajar con mi hijo y mi colega en el bendito oficio de la pintura…

Basiéa, Suiza…Aun en la sensación de espiar por el ojo de la cerradura en la obra de Degas…Basilea, Suiza…

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Un Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.