DestacadosNacional

LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS ENFERMOS MENTALES EN SITUACIÓN DE CALLE

Por domingo 20 de enero de 2013 Un comentario

Hoy los derechos humanos comprenden también el derecho al desarrollo y el derecho al ambiente sano, y se relacionan con la lucha contra la corrupción y con el derecho de las sociedades a vivir en paz; los enfermos mentales en situación de calle también tienen derechos humanos.

Por José Manuel Cebreros Delgado*

Los-Derechos-Humanos01Explicaremos que los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición.

El derecho a la igualdad es el derecho de todos los seres humanos a ser iguales en su dignidad, a ser tratados con respeto y consideración y a participar con base igualitaria con los demás en cualquier área de la vida civil, cultural, política, económica y social. Todos los seres humanos son iguales ante la ley y tienen derecho a una misma protección y garantía ante la ley.

El garantizar la efectividad del Derecho a la Igualdad requiere la adopción de leyes y políticas de igualdad comprensivas y suficientemente detalladas y específicas para abarcar las diversas formas y manifestaciones de la discriminación y de las desventajas.

El derecho a la no-discriminación es un derecho fundamental y autónomo, subsumido en el derecho a la igualdad; la discriminación ha de ser prohibida ya sea por motivos de raza, color, origen étnico, ascendencia, género, embarazo, maternidad, estado civil, familiar o de cuidador, idioma, religión o creencia, opinión política o de otra índole, nacimiento, origen nacional o social, nacionalidad, estatus económico, asociación con minoría nacional, orientación sexual, identidad de género, edad, discapacidad, estado de salud, predisposición genética o de otro tipo a alguna enfermedad, o por combinación de algunos de estos motivos, o en base a características asociadas con alguno de estos motivos.

Definiremos también que son enfermos mentales en situación de calle, son aquellos que toda su actividad vital y necesidades incluido dormir, lavarse… lo hacen en la calle.

El vivir solo en la calle supone en sí mismo una condición altamente triste para la mayoría de los que llegan a encontrarse en esa situación.

Este artículo tiene como objetivo señalar que existen en México, y el Estado de Sinaloa no es la excepción; un grupo vulnerable de personas sin hogar que padecen enfermedades mentales graves y que no acceden a los servicios sociales y sanitarios en general.

Señalaré que el tener alguna enfermedad mental es un problema agobiante, más común de lo que podemos apreciar, pero la situación se complica para los que además de sus facultades mentales no cuentan con el amparo de una familia o la sociedad.

Estos enfermos mentales que no tienen conocimiento de quienes son sus familiares o en donde quedan sus domicilios, que un día, cuando perdieron la razón, salieron de sus hogares y se encuentran perdidos, ante la desesperación de sus hijos y familia sin que nadie les tiendas la mano, pareciendo “fantasmas” que no pueden ser vistos, más bien son ignorados por la sociedad y las propias autoridades.

Son personas que deambulan por las calles de las ciudades del estado, portando taparrabos, desnudos, sucios, con llagas en la piel, con altos grados de desnutrición que los colocan en serio peligro de muerte, con enfermedades diversas que carcomen sus cuerpos, casi todos nosotros tenemos una imagen de las personas sin hogar. Casi universales son las imágenes de un vagabundo con barba y muchas capas de ropa destrozada, con una botella, con cartones y hurgando en la basura buscando que comer.

Los-Derechos-Humanos02Más allá de estas imágenes resulta complejo definir o identificar a las personas en situación de calle.

Una vez aclarado el tema afirmaremos que los enfermos mentales están expuestos en todo el mundo a una amplia gama de violaciones de los derechos humanos. La estigmatización hace que a menudo sean aislados y no reciban los cuidados que necesitan. En algunas comunidades son expulsados, abandonados sin comida y semidesnudos o en harapos, atados y apaleados.

De acuerdo a la Ley de Salud del Estado de Sinaloa que en su artículo 87 y 94 dicen lo siguiente:

Artículo 87. La conservación de la Salud Mental tiene carácter prioritario en la salud integral. Para la atención de los trastornos mentales y del comportamiento, se tomarán en cuenta los factores protectores, de predisposición y riesgo, biológicos, psicológicos y socioculturales; así como los Modelos de Prevención y Atención aceptados en el campo de la salud mental.

Artículo 94. Para los efectos de esta ley, se entiende por asistencia social el conjunto de acciones tendientes a modificar y mejorar las circunstancias de carácter social que impidan al individuo su desarrollo integral, así como la protección física, mental y social de personas en estado de necesidad, desprotección o desventaja física y mental, hasta lograr su incorporación a una vida plena y productiva.

Partiendo de los dos artículos anteriores el Gobierno del Estado de Sinaloa tiene la obligación de respetar, promover y satisfacer los derechos fundamentales de las personas con trastornos mentales, de acuerdo con las disposiciones previstas en la ley antes mencionada y de acuerdo a los documentos internacionales de derechos humanos de carácter obligatorio.

Concluyo que en los últimos años, a la asistencia y el tratamiento de los enfermos mentales en situación de calle no se les ha prestado atención política y profesional, que los enfermos mentales que andan en situación de abandono en la vía pública andan en riesgo grave de sufrir daño inmediato o inminente.

Mientras continuemos viendo en la calle personas que carecen de los elementos más básicos para poder vivir, decidir y participar de forma activa en la sociedad y; mientras, la enfermedad mental sea uno de los factores de esta exclusión, estamos obligados a hacer algo.

Es nuestra responsabilidad como seres humanos y como defensores sociales.

Los enfermos mentales sin hogar son un grupo vulnerable son personas que deben de ser protegidas del abandono, abuso y explotación.

*Maestro en estudios Parlamentarios, Académico de la
Universidad Autónoma de Sinaloa y Consejero de la CEDHS.

Related Post

Un Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.