Editorial

Editorial: Nº 132

Por domingo 2 de diciembre de 2012 Sin Comentarios

“El final de un hombre de la música”

La balada es el género musical que ha dominado a la canción industrial de los sesentas del siglo pasado, a los inicios de la segunda década del tercer milenio. El negocio de la música ha encontrado en el estilo una veta inagotable de fusiones con otros géneros que han producido “hits” y, figuras del mundo-grupos o solistasdel espectáculo. Gabriel Pareyón señala: “Actualmente la palabra balada se aplica a cualquier clase de canción popular.” Por lo tanto por el universo baladístico han pasado compositores, cancionistas, productores, orquestadores o arreglistas, autores, etc., etc., de diversos calibres y virtudes, algunos dejaron huella o dicho de otro modo, pocos son los que lograron trascender las reglas del canto comercial y es muy posible que fuera por esa magia inexplicable que tiene la canción para comunicarse, en otros, estoy seguro, fue por el oficio, el profesionalismo, la capacidad para comunicarse. A estos últimos pertenece Juan Carlos Calderón.

Muestras de sus aptitudes en el Conservatorio de su lugar natal donde asistió a clases de piano e historia de la música, trasladándose más tarde a la capital española donde fijo su residencia y su plataforma de despegue en busca de un nombre en la industria. En su juventud participó en grupos de Jazz con los que conquistó un lugar en el gusto de los Juan Carlos nació en Santander al norte de España en 1938, a temprana edad dio melómanos.; la experiencia en la música sincopada le permitió enriquecer su proceso armónico, situación que lo llevo a participar en la orquestación y arreglos musicales donde dejó su sello personal el cual pronto fue solicitado por cantores(as) de la Nueva canción. Su trabajo quedó plasmando en discos de Ana Belém, Víctor Manuel, Luis Eduardo Aute, Cecilia, Paloma San Basilio, Mari Trini, Massiel, Marisol y sobre todo en el mitológico disco de “Mediterráneo” de Serrat donde los arreglos le pertenecen. Con la agrupación Mocedades logró un existo descomunal al conseguir que entre los hispanoparlantes ocupara el tema un sitio envidiable.

A finales de los 70s decidió radicar en los EE.UU donde continuó su tarea realizando producciones para Placido Domingo, José José, Luis Miguel, Sergio y Estibaliz, Nino Bravo Julio Iglesias, Laura Branigham, Sheena Easton, Herb Alpert tal y tal. Su talento fue reconocido por los norteamericanos que le entregaron premios y reconocimientos por su tarea que lo significaba como uno de los grandes de la balada contemporánea, que utilizaba a la canción facilonga y pegajosa como uno de los elementos de su obra, pero no como fin. El domingo 25 de noviembre en la localidad de Pozuelos de Madrid se apagó su luz, fue el final de un Hombre de música al que extrañaremos y cantaremos. QEPD Juan Carlos Calderón.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Impreso N° 131
Siguiente entrada