Editorial

Editorial: Nº 131

Por domingo 25 de noviembre de 2012 Sin Comentarios

I- Del 21 al 25 de noviembre se realizó El Festival Yoreme, importante fiesta de la cultura indígena que por razones no explicadas tuvo un paréntesis entre 2006 y el 2011 y, que por ventura este año terminó. Culiacán, Los Mochis, Guasave, Sinaloa, y el Fuerte fueron sede de este festival que representa una oportunidad única de encontrarnos con nuestras raíces indoamericanas. En el Festival Yoreme participaron naciones amerindias de: Canadá, EE.UU, Michoacán, Sinaloa –México-. Las actividades musicales, dancísticas, gastronómicas, artesanales, poéticas fueron representantes de una parte fundamental del hombre americano, que por ningún motivo debe ser excluida de nuestro hábitat cultural. Bienvenida la fiesta y que continúe su camino.

II- La Universidad de Sinaloa entregó su doctorado Honoris causa a Rodolfo Tuirán Gutiérrez, el galardonado externó opiniones que: ‘‘En pleno siglo XXI en México existen 5.5 millones de analfabetas y hay 32 millones de mexicanos que no terminaron los estudios de educación básica’’. En la ceremonia hizo un llamado para que se apoye con mayores recursos económicos a las universidades públicas, porque en ellas se encuentra el futuro para el desarrollo de México. El doctor Tuirán dijo: “es necesario brindar una educación que empiece con la vida y no acabe sino con la muerte.” Por esos mismos días el poeta Jaime Labastida en la Feria del Libro de Mochis 2012, ante la pregunta de ¿cuál es el reto para formar a las nuevas generaciones de lectores? Comentó “la gente tiene que tener gusto por la lectura, debe despertarse en ellas el placer de leer, y eso solamente se logra en casa y en la escuela. Creo que nuestra orientación está muy mal hecha, he propuesto desde hace muchos años una medida muy sencilla, pero que tiene miedo a adoptar, que en las escuelas se dedique 1 o 2 horas diarias a la lectura en voz baja y en voz alta, eso no cuesta nada y produce inteligencia y sensibilidad…”

III- En Mocorito, se presento el libro ”La terminal del gran principio” del docto Jaime Irizar. La tarde otoñal fue testigo de la reunión de amigos, autoridades y lectores en el Centro Cultural Doctor José Ley Domínguez, sitio que es motor fundamental en la recuperación de la atmósfera cultural de la Atenas de Sinaloa. Para celebrar Guamúchil el noventa y cinco aniversario del natalicio de Pedro Infante, develó un monumento en su memoria. La figura es considerada por lugareños como el mayor monumento realizado por un artista mexicano en honor al ídolo nacional que venció a la muerte. Esta es la crónica de una semana de Cultura en Sinaloa, la otra cara de la moneda que a La Voz del Norte llena de orgullo.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.