Estatal

El Cobertizo de Sinaloa de Leyva

Por domingo 18 de noviembre de 2012 Sin Comentarios

Por Juan Manuel Véliz Fonseca*

El cobertizo hoy auditorio municipal, mis 3 Sinaloas.

El Cobertizo es construcción única en el estado de Sinaloa, se encuentra en el municipio de Sinaloa, se ubica en el centro de Sinaloa de Leyva entre las calles Francisco I Madero (antes calle de la Parroquia) y calle Álvaro Obregón (antes calle Nueva y también se le llamó Pino Suarez), avenida Niños Héroes (antes callejón del Empujón) y avenida Doctor Luis G. de la Torre. (Antes callejón del Rastro).

La construcción del Cobertizo se inicio el 14 de abril de 1893 siendo prefecto político del Distrito de Sinaloa, Cornelio Bátiz, y se concluyó en el mes de agosto de ese año. Lo componían cuatro entradas de grandes portones, 6 ventanas de tipo colonial por cada lado, en forma de rectángulo de 27.10 metros de largo por 13.20 de ancho, 7 metros de alto, 10 castillos hechos de ladrillo y mezcla y una cornisa que adorna su fachada por cuatro costados.

Este edificio se construyó con la colaboración del gobierno que encabezaba el general Francisco Cañedo; se inicia también con la colecta de sus habitantes y celadurías que componían el territorio del Distrito de Sinaloa en las que destacan: Francisco Peraza Martínez $80.00; Epifanio Briones $50.00; doctor Luis G. de la Torre y Lorenzo Saracho $25 cada uno; y Manuel Díaz de León con $10.00; con la extraordinaria cantidad participaron las celadurías de Cubiri de la Cuesta, Cubiri de la Capilla, Cubiri de Pórtelas, Cabrera de Limones, Cabrera de Inzunza, Cabrera de Bones, El Veranito, Agua Caliente de Zevada con $35.00 y la celaduría de Mazocari aportó $3.50; Manuel Alcalde, Manuel Montoya, Juan C. Salazar $20.00 cada uno; celaduría El Pueblito y vecinos, $15.50; Francisco Mussot, $15.00; Buenavista y vecinos, $15.00; Lope Saracho, Lic. Ildefonso Peña, Fernando Peña, Joaquín Peña Arana, Octaviano Alcalde, doctor Luis G. de la Torre, Juan N. Núñez, Felipe Zazueta, Leónides Norzagaray, Juan D. Salcedo, Cornelio Bátiz, Baltasar Menchaca, Patricio Quiñones, Cándido Lugo, Guillermo Norzagaray, José María Rojo $10.00 cada uno; Carlos Valdez $8.00; Feliciano Rojo $6.00; Lorenzo Saracho, Medardo Sandoval, Jesús Monge, Pedro R. Peña, Eligio Rojo, Ildefonso Castañeda, Antonio Zavala, Francisco Saracho, Nicolás Peña, Antonio M. Gaxiola, Maximiano Rojo, Fábrica de Calzado de Los Chinos, Emilio Menchaca, Ignacio Camargo, Pablo Castro, Alberto S. Córdova, Francisco Peña Lugo, Juan Castro Higuera, Ángel Rojo, Lic. Francisco Peña, Juan C. Zevada, Miguel Gutiérrez y Juan Laura, $5.00 cada uno. La lista sigue: 24 personas con $1.00 cada uno; dos personas con $.75; 12 personas con $.50 cada uno. Así fue esa gran colecta y concluyó con el inicio del Cobertizo. La finalidad de la edificación de este edificio fue para que sirviera de mercado municipal, tiempo más tarde se convirtió en central de abasto donde se vendían carnes, verduras. Así la expresa don Florencio Acosta Solano: “Donde hoy le llaman Auditorio yo lo conocí como mercado. Era un mostrador grande por cada lado y que abarcaba de zaguán a zaguán; vendían carne y verduras, no era como ahora” Este espacio dio cobijo a algunos bailes de carnaval; aquí también se exhibió la primera función cinematográfica del cine mudo con la cinta “Juan Centella”. Con el transcurso de los años se fue rodeando de comercios de todo tipo: En “Abarrotes La Primavera” de don Arnulfo Verduzco, despachaban sus hijos Refugio, Graciela, Lidia, Octavio y Raúl, quien quedó al frente y además un molino de nixtamal que funcionaba por un costado, a cargo de su hijo José Ángel Verduzco; luego seguía el restaurante de comida casera “La Bola de Oro” de doña Guadalupe Algándar y don Manuel Gámez; a un costado se estableció una caseta donde se vendían tostadas y gorditas de Bernardo Escalante López; continuaba el restaurante “El Capitán” donde despachaba Ismael Osobampo; restaurante de Rubén Chang, su cocinero “El Chino Luis” preparaba sabrosa comida china a base de pollo y asado de carne, después este negocio pasó a propiedad de Leonarda Sandoval y se le conocía como restaurante de “Las Nayas” con especialidad en las carnitas de puerco. La peluquería “El Jonuco” de Feliciano “Chano” López; el negocio llamado “El Trasval” donde vendían atole y ponches de Miguel “El Mali” López, después pasó a nombre de Manolo López Cota, después a Jesús López y finalmente a María Elena López y Alfonso Luján donde se vendían tostadas y chocomilk. El restaurante familiar de doña Antonia “Toña” y don Nicolás León, quienes preparaban unas ricas tostadas. Después pasó a nombre de Ceferino Reyes. Restaurante “El Palenque” de Vicente “El Totochi” Castro, buena comida con sabor casero que preparaban sus hijas entre ellas Armida y Susana, después pasó a nombre de Elisandro “El Mayo” Bojórquez; relojería y joyería de Jesús Morales. Tienda de sombreros de Adolfo “Sarabia”; la cantina “La Cabaña”, de Miguel Sandoval, después se convirtió en abarrote de Marina Rubio López. Restaurante y después tortillería de doña Lucia Rúelas de Véliz. Cómo olvidar aquella famosa cancha de basquetbol con piso de tierra donde participaban jugadores como: Rodrigo Eng, Adolfo Sarabia, Mario Moreno Quiroz, Arnoldo López, Fausto Zazueta y otros. Todos estos negocios, en su mayoría comercios dedicados a la gastronomía, formaban parte del Cobertizo.

De todo aquello que llamábamos El Cobertizo ya no existe. En 1981 fue “rehabilitado”, se le enjarraron sus paredes que eran de ladrillo color rojizo al descubierto; le quitaron su techo original construido de vigas, y se le cambió por láminas acanaladas, se le cerró un portón del lado de la calle Madero y se le llamó Auditorio Municipal. A partir de abril del 2003 se le impuso el nombre de auditorio “Mis Tres Sinaloas”, en homenaje a la obra histórica escrita por el profesor Daniel Gámez Enríquez; mientras que los comercios fueron ubicados en 1981 en el nuevo mercado municipal. De lo demás sólo nos queda el recuerdo.

Fuentes bibliográficas.
Archivo histórico periódico “El estado de Sinaloa”.
Entrevista a Oscar Escalante López.
Video: Cantos de Otoño” de COBAES, entrevista a Florencio Acosta Solano murió en el 2004 a la edad de 96 años.
Carlos Rodríguez Laura, “Municipio de Sinaloa pasado y Presente”, Primera edición: Consejo Ciudadano para el Desarrollo Cultural del Municipio de Sinaloa, 2009.

*Profesor de la FCA / UAS. Sinaloa de Leyva.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.