Nacional

LORENZO BARCELATA, CANTOR DEL ETERNO FEMENINO

Por domingo 9 de septiembre de 2012 Sin Comentarios

Por Juan Cervera Sanchís*

Lorenzo Barcelata (l898, Tlalixcoyan, Veracruz, 1943, Ciudad de México), permanece vivo en sus canciones, pues canto siempre inspirado en “el eterno femenino” que,como muy bien definió Johann Wolfgang Goethe, “nos guía hacia lo alto”.

Barcelata, al igual que el autor de “Fausto” y “Las afinidades electivas”, dos libros fundamentales, vivió permanentemente enamorado de la mujer dejándonos testimonio de ello en cada una de sus composiciones.

Ahí está su vals “María Elena” que, los corazones enamorados, al escucharlo, se estremecen de profunda emoción con aquellos que dicen:

“Vengo a cantarte, mujer,
mi más bonita canción,
porque eres tú mi querer,
reina de mi corazón…”

Así de sencillo, tal como lo expresa Barcelata en este vals, es el amor y son de simples los enamorados de todas las edades y de todos los tiempos.

Sí, Lorenzo Barcelata, supo cantar al amor inspirado en el eterno femenino. Veamos esta otra composición suya que lleva por título “Por ti aprendí a querer”, donde testifica:

“Con la esperanza de un dulce amor
se abrió a la vida mi corazón;
y en las cenizas de mis tristezas,
como una estrella brotaste.
Un nuevo canto brotó en mi ser
y con locura de amé mujer.”

La mujer fue la guía sentimental y documental que guió en la vida y el arte a Lorenzo Barcelata y así la deifica él en sus canciones y las viste, en ellas, de lindos diminutivos como podemos constatar en “Palomita”, que tantos hemos cantado alguna vez incluso sin sospechar al autor, ya que como bien dejó dicho Manuel Machado:

“Hasta las canta el
el pueblo
las coplas coplas no son
y cuando las canta el
pueblo
ya nadie sabe el autor”.

Cierto, muy cierto, pero aquí de ninguna manera dejaremos de recordar que fue Lorenzo Barcelata el creador de esta popular canción:

“Vuela, vuela, palomita,
vuela, vuela al palomar,
no te vayas tan solita,
yo te quiero acompañar.”

Con algunas canciones de Barcelata suele suceder que la gente las canta sin saber bien a bien quién fue su autor, aunque mientras vivió gozó del reconocimiento de la mayoría de sus contemporáneos y hasta escribió por encargo el himno del agrarista.

Sus canciones lo hicieron célebres entre los mexicanos de su tiempo y, dado que era un formidable guitarrista, viajó por toda la República y diversos países extranjeros cosechando memorables éxitos como solista. Aunque formó un grupo llamado Los Trovadores, que tuvo un éxito realmente extraordinario y, la verdad, no era para menos, ya que lo integraban, junto con Barcelata: Agustín Ramírez, Ernesto Cortázar y Carlos Peña.

Estos trovadores se hacían llamar también de Tamaulipecos y fueron decisivamente apoyados por don Emilio Portes Gil, quien era entonces gobernador de Tamaulipas.

Tras un periodo de vida musical errante, que lo llevó de un lado para otro, Lorenzo Barcelata, decidió establecerse en la ciudad de México, donde fue director de la radiodifusora XEFO, que allá por los años treinta del pasado siglo operaba bajo el patrocinio del Partido Nacional Revolucionario. Por dicha radiodifusora, gracias a Barcelata, pasaron los mejores intérpretes mexicanos de entonces.

Hay que decir que a más de sus canciones escribió música para numerosas películas. Entre ellas “Allá en el Rancho Grande”y “Jalisco nunca pierde”, por recordar sólo dos, conocidas de todos. Asimismo tuvo algunos pequeños roles en varias de ellas.

Lo esencialmente suyo fueron sus canciones, donde su devoción por “el eterno femenino” se patentiza y, al escucharlas, hoy como ayer, nos vuelven a estremecer y a recordarnos, con Johann Wolfgang Goethe, que la mujer, en el reino de la vida,seguirá por siempre protagonizando el papel estelar.

*Poeta y periodista andaluz.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.