Nacional

La plantación hulera de Zacualpa y El Soconusco

Por domingo 1 de julio de 2012 Sin Comentarios

Por Sofia Mireles Gavito*

Porfirio Díaz dio facilidades a los extranjeros para que estos compraran miles de hectáreas en el Soconusco, tierras de primera; oportunidad que aprovecharon alemanes y norteamericanos. La compañía hulera “La Zacualpa Rubber Plantation”, se funda en 1900 con capital norteamericano de San Francisco, California y el inversionista inglés Oliver H. Harrison, quien había comprado esta finca en 1890 al señor Fuente Villa, quién por falta de liquidez, se le había embargado y la tuvo que vender.

La Zacualpa, en su momento, fue considerada la mayor plantación hulera del mundo. Esta finca tuvo al principio 7,700 has., con 7,500 has., de hule; fue administrada por Charles Lesher y estaba ubicada entre Escuintla y Huixtla, (actualmente municipio de Villa de comaltitlán). En 1904, la Zacualpa se enfrenta a una gran inundación y el agua destruye la mitad de sus plantaciones. A partir de ahí, la compañía emprende extensas y costosas obras de drenaje, viéndose obligado a importar mano de obra adicional con cientos de peones chinos; en este mismo año, los norteamericanos a través de Harrison adquieren 2,600 hectáreas más. Así, la plantación hulera de Zacualpa llega a tener más de 10,000 has., y 100 kms. de canales de drenaje.

En condiciones normales, Zacualpa empleaba 800 trabajadores de planta que realizaban labores permanentes de podas y limpias. Éstos, de los que forman parte alrededor de 200 chinos, ganaban $1.00. En su mejor época, Zacualpa requirió 5,000 trabajadores por su abundante producción de caucho, de 25 toneladas de hule por semana, con un rendimiento de 4 tons. por ha. La compañía Zacualpa llegó a tener 2 millones de árboles “castilloa elástica”.

El canal de drenaje estaba en medio de la plantación principal, equipado con compuertas para riego durante la época de secas y para proteger contra las inundaciones en época de lluvias.

Los campesinos que extraían la resina del árbol del hule, se les conocía como huleros, cargaban una cubeta chica, un bote o lata de 15 litros y su machete, subían al árbol por medio de escaleras hechas de palo de chicozapote. Para extraer la resina hacían un corte a la corteza en forma de vueltas alrededor del tronco, la resina la recogían con un huacal pequeño. Había árboles que daban de 2 a 4 litros; los árboles más grandes producían una lata de 15 litros.

La plantación hulera operó durante más de 15 años; pero en 1917, los trabajadores empezaron a desertar, a consecuencia de los carrancistas que sembraron la violencia en la región. Así la Zacualpa, como productora de caucho, terminó por 1920; los socios la vendieron a otros inversionistas que la convirtieron en plantación platanera.Por el año de 1938 fue expropiada y convertida en el Ejido Hidalgo.

*Cronista de Tonalá, Chiapas.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.