Nacional

El teatro una de las bellas artes

Por domingo 1 de julio de 2012 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel El Cuervo*

Parece que ya está corriendo bien ¿verdad?

—Sí, ya se siente mayor fluidez… Este ensayo ya está mucho mejor, tal vez ya solamente hace falta mayor labor de memorización…

—Sí, y pulir dos o tres cosillas de interpretación, tal vez algo de trabajo más intenso en el trazo escénico…

—Así es… Y es que es un tema muy impactante y muy actual, por desfortuna…

—¡Uf, vaya que es impactante…! A nosotros mismos nos impacta ahora que estamos apenas en lectura, ya me imagino a la hora de la puesta en el teatro…

—Y es un teatro en toda la línea, hermoso y con extraordinaria acústica… Esperemos que la gente responda como debe ser…

—Ya verá que sí, Maestro… Y si no, acuérdese que los “teatreros” estamos en esto por una necia sed de escena… Nada más… Esta hermosa necesidad de experimentar la vivencia pura, diría Stanislavski jajajajaja…

—Me parece muy bien… En fin, volvamos a la parte donde se da el encuentro primero de Chonita y Juan. Debe ser prácticamente en “proscenio”… Y Chonita sale de… Déjenme ver…

—Habíamos apuntado que sale entre “piernas” del lado contrario a los músicos, Maestro…

—Sí, exactamente… Y… Lo que no sé es si vamos a tener un “telón de fondo” pintado o de plano nos vamos con el “ciclorama” en negro…

Siempre es algo por demás emocionante el estar preparando una obra de teatro, más aún si la obra es escrita y dirigida por uno mismo… La plática se desarrollaba en uno de los ensayos de mi obra: “El Emigrante, En Busca de Los Sueños”… Mis compañeros actores, siempre con la disposición plena de colaborar en todo, daban cada vez más forma con su talento a la puesta en escena… El teatro, es siempre algo muy especial… Es la emoción por excelencia… El sólo hecho de utilizar los términos teatrales, es envolverse en una atmósfera intensísima… Y es que el teatro, es magia por antonomasia desde su origen… Surge el teatro, propiamente dicho, en el primer día de la conciencia humana… Ya desde los albores del hombre, la representación teatral es utilizada para la invocación de los favores de los dioses que de alguna manera tienen control sobre la naturaleza y sus fenómenos… Así, tal vez, podríamos imaginarnos a las pinturas rupestres como los primeros telones de fondo dado que los historiadores hablan de las representaciones teatrales realizadas en el ritual mágico relacionado con la caza o la recolección agrícola en esos sitios… En el antiguo Egipto, alrededor del año dos mil Antes de Cristo, se representaban dramas acerca de la muerte y resurrección de Osiris… Pero el comienzo formal del teatro, debe ser ubicado en la antigua Grecia durante la época llamada “helenística” que es incluso cuando se construyen los primeros teatros como espacio físico. El término teatro, de hecho, viene del vocablo griego “Theatrón” que significa lugar para contemplar, es una rama de las llamadas “artes escénicas” y está relacionada directamente con la actuación que representa historias frente a una audiencia y para ello utiliza discurso, gestos, escenografía y música… Con la palabra Teatro, puede hacerse referencia al género literario, o al edificio donde este género se presenta. En este sentido, fueron los griegos quienes crean, arquitectónicamente, ese espacio maravilloso que surge justamente para la representación histriónica. Quinientos años antes de Cristo, ya se encuentran construcciones de teatros en toda la línea… En sus orígenes, el teatro era celebrado en honor de alguna deidad, por lo que la representación se llevaba a cabo muy cerca de los altares. De esta manera, es muy común que en las edificaciones más antiguas, se encuentre un templo al lado del teatro. Desde siempre y podría decirse que hasta la actualidad, los teatros griegos se construyeron en la ladera de una montaña, donde aplanaban el terreno y lo ajustaban en semicírculos para que de cualquier punto pudiera observarse lo que sucedía en la obra. Los teatros edificados en terreno plano, fueron posteriores, fueron parte de la cultura romana y solían construirse como algo especial por lo costoso de la obra misma y las dificultades que implicaba arquitectónicamente. Básicamente, los teatros tanto griegos como romanos, constaban de tres partes: Koilon, Orchesta y Skené. El El “Koilon” era, propiamente dicho, el graderío (actual patio de butacas) donde la gente se sentaba y también se le llamaba Theatrón, término que se utilizó más tarde para nombrar a toda la edificación. La “Orchesta”, es la parte más antigua del teatro. Se trata de un lugar donde se encontraba un altar y ahí se realizaban los coros y danzas rituales que en un principio eran en honor de Dionisio a quien se sacrificaba un cordero antes de la representación. Con el tiempo, el altar fue disminuyendo de tamaño hasta desaparecer permaneciendo la orquesta con el nombre de foso en la actualidad… Más tarde, surge la llamada “skené” como una necesidad histriónica al comenzar a existir los argumentos y los actores que los representaban. Era el skené, una plataforma junto a la orchesta situada al lado opuesto al koilon y con el tiempo se elevó unos tres metros sobre la “orchesta”. Un dato curioso, es que cuando se iba a representar una muerte, una matanza, jamás se realizaba en la “skené”, ya que era considerado impropio para ser mostrado al público… A este acto, se le llamaba “obs skené”, fuera de escena, que con el tiempo se convertiría en el vocablo: obsceno, es decir, impropio de mostrar. Entre la orchestra y la skené, se situaban dos entradas, que eran para actores y miembros del coro llamadas “parodoi”. Una de ellas simbolizaba la salida hacia el mar o el campo y la otra hacia la Acrópolis. La Skené, se dividía en “proskenion”, delante de la escena y “paraskenion” atrás de la misma… La paraskenia se decoraba de acuerdo a donde se suponía la escena se desarrollaba… Con el tiempo, se colgaría un telón con pinturas alusivas al sitio donde se suponía estaban. En la actualidad, cualquier actor sabe dónde es el proscenio, el foro, la orquesta, qué son las piernas, las cajas, un telón de boca etc. Todos los términos son derivados del teatro griego clásico… Fuera de Grecia, el teatro se desarrolló con distintas arquitecturas y así, surge en Inglaterra el foro Isabelino que era una especie de rectángulo que rodeaba el público por tres lados mientras las galerías, a diferencia de la actualidad, eran reservadas a la nobleza y poderosos… Este tipo de teatros, generalmente construidos de madera, en España fueron llamados “Corrales de Comedias”… Y hablando de España y del teatro, se hace necesario mencionar dos cosas. Por un lado, lo que dice el Maestro Rodolfo Usigli en su libro: “México en el Teatro”… “Cualquier hombre medianamente instruido en la historia de México sabrá que el teatro había sido, junto con las armas de fuego y los caballos, uno de los más vigorosos elementos de convicción empleados por los conquistadores…” Tal vez, el teatro, fue un arma más poderosa para la conquista que la pólvora. Por el otro, el hecho de que el teatro, ya existía en el México prehispánico por mucho que quieran intentar negarlo algunos historiadores… Prueba de ello, es la obra “Rabinal Achí”, que fuera transmitida por tradición oral durante muchas generaciones. Cabe recordar, que la literatura prehispánica, la poesía, la historia, en muchos casos fue conservada justamente por tradición oral y fue gracias a un viejo maya de nombre Bartolo Zis que años después sería traducida directamente al francés por Carlos Esteban Brasseur en 1862. El viejo Bartolo Zis, hizo constar su labor dentro de la tradición oral histriónica, diciendo: El día 28 de octubre de 1850 he transcrito al quiché este original… Propiedad de nuestra ciudad de San Pablo de Rabinal, para dejar un recuerdo a mis descendientes, que perdure siempre con ellos…” Y no solamente fue el Teatro como género, sino también como edificaciones, lo que se tenía en el antiguo México según hace constar el historiador Fray Diego de Landa: “Chichén Itzá… Tenía delande la escalera del Norte, algo aparte, dos teatros de cantera… En que dicen representaban las farsas y comedias para solaz del pueblo”.

—Entonces, Maestro… ¿sale por las piernas…?

—¿Por las piernas qué cosa…? ¡Ah, sí, ya, jajajaja, sí… Chonita sale de las piernas, sí…

—¡Pues dónde andaba, Maestroooo!

—En Grecia, jajajajaja… En Grecia…

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.