Nacional

El arte vence y derriba fronteras

Por domingo 29 de abril de 2012 Sin Comentarios

Es una verdad indudable que el arte vence y derriba fronteras. Todos los días se demuestra de manera fehaciente y en todos los rincones del mundo. Bajo esta tesis socio/estética se encuentra en la ciudad de Guamúchil, Sinaloa, el pintor José María ”Chema” González, creador nacido en Santa Fe, Colombia el año de 1969 y nacionalizado venezolano en el 2008. El motivo de su estancia en la capital del Municipio de Salvador Alvarado, es realizar un mural de 20 metros lineales por dos metros de alto en color sepia de las imágenes cinematográficas del inmortal Pedro Infante.

El “Chema”, llegó al país el 10 de abril pasado desde la ciudad de la eterna primavera, como se conoce a la capital de Venezuela, con el objetivo de adentrarse en la escuela muralista mexicana que cuenta con las cúspides del movimiento, en los inmortales José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. El propósito del trabajador artístico venezolano es nutrirse de la escuela muralista mexicana para tratar de llevarla a la realidad creativa venezolana y adaptarla al presente del país del cono sur, que ocupa uno de los espacios estratégicos en los movimientos sociales latinoamericanos. José María trae entre sus pinceles y talento a tierras sinaloenses un solido prestigio bien ganado entre lo que debemos destacar:

En 1992 se graduó de licenciado en artes, con la especialización en artes plásticas, en la Universidad de las Habanas en Chia; ha expuesto de manera individual en el Museo de Arte Moderno “Eduardo Ramírez Villamizal”, ubicado en Pamplona, Colombia; en Barquisimeto, en el Palacio de Gobierno del Estado, la exposición de trabajos de cerámica con el titulo “Fuego de quemas”. En una breve charla con el artista plástico, bajo el aroma de un café cargado, el creativo visitante señaló: que comenzó el mural sobre Pedro en la Casa de la Cultura de la ciudad que le da hospitalidad, el 21 de abril del presente y que espera terminar en el mes de mayo; que se le ha quedado grabado en el alma la tradicional bonhomía de la gente de la región del Évora y, los sabores de su gastronomía; que le impresiona lo laborioso del pueblo guamuchilense y su incansable labor en el campo que llena sus ojos de esperanza y solidaridad.

En ágil platica, comentamos que el Muralismo Mexicano es un movimiento que surge en tiempos de la posrevolución y que José Vasconcelos, el llamado “Maestro de América”, es uno de sus impulsores fundamentales, al convocar durante su gestión como Secretario de Educación a un grupo de creadores pictóricos a plasmar en los muros de la Escuela Nacional Preparatoria, su visión de la realidad mexicana, las luchas sociales y otros aspectos de la historia nacional; que en los 30 del siglo pasado, se internacionalizo extendiéndose a otras naciones de la América India donde ha dejado honda huella; que una de sus características que lo distinguen del academicismo es su compromiso con la teoría estética conocido como” Realismo Socialista”, que plantea un proyecto ideológico irrenunciable con las luchas y el destino del pueblo. El mediodía pasó veloz, los colores de este espacio de tiempo inundaron los ojos de los charlistas, había que despedirse, José María “Chema” González debía continuar su tarea, como diáfana muestra de que el arte vence y derriba fronteras.

*Nota de redacción.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.