Nacional

Sobre las Olas, 144 años de Juventino Rosas

Por domingo 22 de enero de 2012 Sin Comentarios

Por Mario Arturo Ramos*

El 24 de enero de 1868 (otros biógrafos dicen el 25) en Santa Cruz de Galeana, hoy de Juventino Rosas, Guanajuato, llegó al mundo este inmortal creador de música; en el hogar formado por José de Jesús Rosas y la señora Paula Cadenas, los cuales registraron al último de sus hijos con el nombre de José Juventino Policarpo Cadenas. Los primeros años del violinista y compositor transcurrieron en un ambiente musical ideal para su formación, ya que el patriarca familiar formó un trío para amenizar fiestas y bailes populares, agrupación que se integró con Manuel el mayor de los Rosas Cadenas, quien era ejecutante de la guitarra, Juventino que tocaba el violín y el padre excepcional arpista: Era la época que se conoce como la de la República restaurada.

En 1875, las penurias económicas de la población del bajío obligaron a que se instalaran en busca de mejores aires en la capital del país, ubicando su residencia en la calle de Puerto Tezontle (hoy colonia Peralvillo) y más tarde en la calle de la Amargura (hoy República de Honduras). El grupo musical de “Los Rosas”, como otros conjuntos musicales, representaba la oportunidad para conseguir “hacer chillar el sartén” de manera digna y conseguir alimento decente para la familia, el musicólogo Jorge Velasco escribe sobre esta situación: ”En la ciudad de México se incorporaron al mundillo de músicos itinerantes que sobrevivían a duras penas entreteniendo la capas más pobres de la sociedad, anhelando convertirse en servidores de las clases más altas y divertir a gente pudiente a cambio de más paga.

En la capital, el trío se volvió cuarteto, al incorporarse otro integrante del núcleo familiar, Patrocinio en calidad de cantante, quedando integrado el cuarteto por arpa, violín, guitarra y voz, pero la situación no mejoró sustancialmente para el grupo de músicos vagabundos. La actividad musical de Juventino fue combinada entre violinista y campanero de la iglesia de San Sebastián de Tepito, donde al poco de tañer las “niñas de bronce del campanario” el cura de la iglesia lo invitó a unirse al coro parroquial. La trágica muerte de Manuel en una riña producto de líos de faldas y estados etílicos ocasionó que la agrupación musical se desintegrara. Los Hermanos Elvira, conjunto de prestigio capitalino que amenizaba fiestas, llamó al músico originario de Santa Cruz para que se integrara al conjunto, su participación con los Elvira dejó buen sabor de boca en los escuchas y cuentan los estudiosos, que al cumplir quince eneros “El ruiseñor mexicano” lo invitó a ser parte de la orquesta que acompañaba en sus presentaciones a la Peralta. En esta etapa el doctor Manuel Espejel, cautivado por las cualidades del joven ejecutante del violín, lo recomendó con el entonces director del Conservatorio Nacional para que ingresara a la institución educativa -1885- en las clases de solfeo, teoría de la música, armonía y violín.

Los lamentables fallecimientos de doña Paula Cadenas, Ángela Peralta, don José de Jesús y una hermana, impactaron de tal manera en el futuro creador que lo impulsaron a componer piezas musicales dando vida a “Te volví a ver”, “Sueño de las flores”, “Seductora”, obras que se consideran las primeras de su repertorio. Que se enriquece con: “A Lupe”, “Floricultura”, “Julia”, “Juventa”, “Lazos de amor”, “Carmen”, “Juanita”, “Flores de romana”, “No me acuerdo”, “Que bueno”, “Y para qué”, ”Lejos de ti”, “Salud y pesetas”, ”En el casino”, “Cuauhtémoc”, y en 1888 “Junto al manantial“, que el orquestador y compositor Miguel Ríos Toledano al escribir un arreglo para piano le cambió el nombre, llamándola “Sobre las olas”. El bellísimo vals representa la cúspide estética de un compositor mexicano que ocupa un lugar especial entre los grandes del mundo.

El 13 de julio de 1894, en Bataband, Cuba, a los 26 años de edad murió Rosas; en 1909 sus restos fueron repatriados a México por iniciativa de Justo Sierra y 30 años después fueron colocados en la Rotonda de los Hombres Ilustres -hoy de Personas Ilustres- del Panteón de Dolores de la antigua Tenochtitlán. “Sobre las olas” es una pieza que hasta el presente continua siendo una de las más tocadas del catálogo mexicano en el mundo, bajo su manto se han producido filmes, escrito páginas y páginas, se han realizado nuevas orquestaciones. En el 7º arte, en 1933, la productora Latino Films con la dirección de Miguel Zacarías, filmó la 1ª versión cinematográfica y, en 1950 la productora Hermanos Rodríguez, bajo la dirección de Ismael Rodríguez con un elenco encabezado por Pedro Infante, llevó a cabo la 2ª versión, de esta manera los cinéfilos conocieron en el celuloide de una forma novelada la vida del compositor y ejecutante guanajuatense. El 24 de enero de 2012 cumpliría 144 años Juventino Rosas Cadenas; su presencia continúa en su música, que hoy como ayer sigue siendo escuchada con admiración cuando se interpreta “Sobre Las Olas”.

*Investigador y autor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.