Editorial

Editorial: N° 76

Por domingo 6 de noviembre de 2011 Sin Comentarios

A 27 años de su partida la escritora sinaloense Inés Arredondo, es recordada como una de las escritoras  fundamentales del siglo XX en nuestro país.

Claudia Albarrán, autora de Luna Menguante. Vida y obra de Inés Arredondo, la describe como “Poeta maldita, niña perversa e imprudente, hechicera loca, Inés Arredondo supo hacer con las palabras y su silencio, el verdadero arte de narrar”.

Inés Amelia Camelo Arredondo nació el 20 de marzo de 1928 en Culiacán, Sinaloa. Estudió Filosofía y Letras Hispánicas en la UNAM. Entre sus maestros estuvieron Carlos Pellicer, Francisco Monterde y Julio Torri. Jaime Sabines y Rubén Bonifaz Nuño fueron sus compañeros. Convivió con Rosario Castellanos y se alejó de los filósofos europeos para acercarse a Juan Rulfo y otros escritores latinoamericanos.

En la Revista de la Universidad publicó su primer cuento, El membrillo (1957). En 1965 publicó su primer libro de cuentos, La señal, y en 1979, el segundo, Río subterráneo, el cual le mereció el Premio Xavier Villaurrutia. El tercer libro de cuentos, Los espejos, lo publica en 1988.

Para escribir su segundo libro se inspiró en los sucesos de una familia mocoritense durante la Revolución, y en él describe la vida de sus personajes en lo que hoy es la casa de la cultura Mocorito. También fue traductora, investigadora, conferencista, profesora y colaboradora de la Revista Mexicana de Literatura. En esa histórica publicación también escribía quien fuera su marido durante algunos años y con quien procreara a sus tres hijos, Tomás Segovia. Ellos formaron la llamada Generación del Medio Siglo.

A lo largo de su vida recibió premios y honores, como el doctorado honoris causa que la Universidad Autónoma de Sinaloa en mayo de 1988.

Inés Arredondo murió a los 61 años, en su departamento de la Ciudad de México el 2 de noviembre de 1989.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.