Estatal

De nueva cuenta el Festival Cultural de Sinaloa

Por domingo 30 de octubre de 2011 Sin Comentarios

Por Gilberto J. López Alanís*

El miércoles 19 de octubre de 2011, se inició un nuevo ciclo del Festival Cultural de Sinaloa; es de estricta justicia recordar aquel primer festival de 1987, cuando su principal promotora la Dra. María Teresa Uriarte de Labastida, con un entusiasmo generoso de mujer, nos conminó a dar lo mejor para llevarlo a feliz puerto.

El comité organizador estuvo integrado por Francisco Labastida Ochoa, gobernador del estado de Sinaloa como presidente honorario; María Teresa Uriarte de Labastida presidente; Jaime Labastida director general, Ignacio Toscano director ejecutivo; Enrique Patrón de Rueda director artístico; Adolfo Gómez Sarabia subdirector técnico; Ricardo Calderón gerente administrativo; Elvira García jefe de difusión; Laura Rode Haza jefe de producción; Víctor Espinoza Niño jefe de programación; Pilar Mata asistente de la dirección ejecutiva; Gigi de France asistente de la dirección artística y Jorge González Merriam asistente de la gerencia administrativa.

Este fue el cuadro operativo que desde la ciudad de México, modificó la propuesta que originalmente se hizo sobre un festival cultural del noroeste, en el programa de trabajo del primer director de Difocur en la gestión labastidista, Arturo Guevara Niebla que no alcanzó a realizarlo. Fue el Arq. Carlos Ruiz Acosta y el grupo de trabajadores y funcionarios quienes lidiaron con los operativos capitalinos, para adecuar a nuestra realidad la avalancha de espectáculos y eventos de elevada calidad que se propusieron. Para dejar una puerta abierta a la gestión local, se crearon las actividades paralelas, como complemento.

La memoria del Primer Festival Cultural Sinaloa 1987, publicada en 1988, que integra la Colección Festival Cultural de Sinaloa, en el Archivo Histórico General del Estado, abre con la presentación de María Teresa Uriarte de Labastida que a la letra anota: “Obras son amores y no buenas razones, dice el refrán. Buenas razones existían y existen para la celebración del Primer Festival Cultural de Sinaloa. Nuestro pueblo, asentado en tierra fértil ha estado siempre deseoso de la buena simiente. Teatro, danza, artes plásticas, música, canto, fueron recibidos por diez ciudades de Sinaloa que albergaron jubilosos a sus portadores.

En todo lo que se hizo para el festival se tuvo presente a Sinaloa y así, presente está en el logotipo y el color terracota que procede de un sello prehispánico encontrado en Culiacán, presente en su pasado minero, simbolizado en el color plata. Sinaloa en su pasado, en su presente, en su futuro; Sinaloa siempre en el corazón de los sinaloenses, en el corazón de México”.

Hoy, en su diferenciada continuidad, el esfuerzo del ISIC y los Ayuntamientos involucrados merece comprensión y apoyo, ya que promociones culturales de este tipo necesitan ser acompañadas con la participación de otras instituciones que mucho aportan a la cultura sinaloense, pues la fiesta de la educación y la cultura es un asunto que requiere de la participación de todos.

*Director del Archivo Histórico General del Estado de Sinaloa.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.