Nacional

La mirada de Martha Rendón

Por domingo 23 de octubre de 2011 Sin Comentarios

Por Juan Diego González*

Al pie del edificio lo observa un personaje
de barba crecida y cráneo rasurado
o mira tal vez las formas siniestras de la lluvia
azotando con furia los cristales
o es un ciego interrogando al cielo.
José Ángel Leyva (Nagual 3)

En la VI Feria del Libro de Cajeme realizada del 11 al 16 de octubre en el Centro de Usos Múltiples de la ciudad, además de los stands de librerías y universidades locales, se presentaron varios eventos relacionados con el arte en general como presentaciones musicales, cortometrajes, bailables y performances. También fue inaugurada la exposición de fotografía “Personajes cotidianos” de Martha Rendón, patrocinada por la Universidad Tecnológica de Sonora (UTS).

Esa semana fue muy ajetreada personalmente –muy divertida también- porque por primera vez Escritores de Cajeme A.C. participó con su propio stand. La vicepresidenta de la asociación, Mara Romero se encargó de organizarnos y dirigirnos para hacer una excelente participación en la Feria del Libro. El viernes 14 tuvimos por ejemplo, una mesa redonda con el tema de Santo el Enmascarado de Plata. La fotógrafa Martha Rendón nos tomó varias fotos por cierto. Al final del día sugerí que nos fuéramos a tomar un café.

Pues ahí te vamos al café Vips muy contentos. Como ese día era especial, mi esposa Claudia pidió permiso en el trabajo –ella trabaja de tarde- para acompañarme en el homenaje al Santo y le tocó estar en esa singular plática de amigos del arte y la literatura. Por la ocupación de toda la semana no tuve tiempo de admirar la exposición de fotografía de Martha pero el viernes lo hice junto con Claudia. Una vez el café, una entrevista con la autora de “Personajes cotidianos” fue lo más natural. La Voz del Norte, entre café, risas y bromas, platicó de diversos temas con ella.

¿De dónde son las fotos? Fueron tomadas en Guadalajara -dijo la artista aunque en un principio no tenía pensado hacer un tema con ellas. Empecé a tomarlas en agosto, más para capturar unas imágenes de vida cotidiana de la ciudad.

“La idea, en principio, era expresar las diferentes formas del folklor mexicano… pero aumentaron los personajes y la idea cambió por completo. Ahora, el espectador mira en esas imágenes nuestras costumbres y al mismo tiempo, la dureza de la vida y la forma que tienen las personas de enfrentarla”.

¿Hay esperanza en esos personajes? Por supuesto que sí –afirmó entusiasmada, mientras tomaba un pan para untarle mantequilla- mis fotos expresan la esperanza de la gente que sale a la calle a luchar por el sustento diario, a luchar por su familia. “No puede ser de otra manera, así es México, un país de gente luchona que se esfuerza por salir adelante y me siento orgullosa de ser parte de esta cultura”.

¿Entonces la fotografía es tu manera de ver el mundo? No contestó inmediatamente. De forma instintiva acarició su bolsa con la cámara y los lentes. Me observó sin verme realmente, su mirada estaba en el pasado. “Como a los 12 años tomé mis primeras fotos. Era una cámara Kodak 110, de aquellas larguitas. Después a los 15 años, ya me compré una Canon semiprofesional de 35 mm. De ahí en adelante mi vida ya estaba decidida para la fotografía”

La primera exposición individual de Martha Rendón fue en el 2006. “Descubriendo Perú” fue montada en la UTS. Las fotos fueron tomadas en el 2003, durante un viaje al país andino. “Ese fue un viaje místico porque descubrí el contraste entre los indígenas que siguen sus tradiciones y los peruanos que son más citadinos… es lo mismo que tenemos aquí pero no lo había percibido hasta que me puse tomar fotos en Machu Pichu.”

Martha estudió Artes Visuales en el Instituto Tecnológico de Sonora y se graduó en el 2000. Tuvo la gran fortuna de contar entre sus maestros al pintor muralista Héctor Martínez Arteche (recién fallecido por cierto). “Del maestro Arteche aprendí el gusto por el arte. Su esencia como persona era la sencillez, se dedicaba al arte sin importarle el reconocimiento, se trataba de disfrutar el oficio del artista, de producir belleza”.

Por fin, nos dimos cuenta que el lugar cerraba porque las meseras empezaron a recoger las mesas. Terminamos la entrevista. Nos despedimos con la firme de idea de reunirnos todo ese grupo de amigos que deambulan entre el arte y la poesía.

*Docente y escritor sonorense

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.