Nacional

El arte del grabado

Por domingo 4 de septiembre de 2011 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel El Cuervo*

—Este es… Testut-Jacob… Mi libro de anatomía… Era lo mejor de la época y sigue siendo el mejor libro de anatomía ¿eh? Por eso era carísimo… Cada vez que me apretaba el dinero, empeñaba el primer tomo y estudiaba el segundo… Después, empeñaba el segundo para sacar el primero y así hasta qué un día pude desempeñar los dos ya cuando había pasado anatomía que era el coco de los estudiantes de medicina… El que estudia bien la anatomía, seguramente será un buen médico un día… Y es que mira… Mira qué dibujos tan exactos tiene de las distintas partes del cuerpo… Has de cuenta que estás viendo un cuerpo en disección… Parecen fotografías…

—Son grabados, viejo…

—¿Cómo…?

—Son grabados, en este caso deben ser litografías, pero el grabado era lo que se utilizaba en ese entonces en lugar de la fotografía que todavía no existía…

—¡Ehhh, no vaciles… Claro que existía la fotografía! Yo les tomé fotos desde bebés…

—Sí, pero cuando se publicó este libro de anatomía por primera vez, no había la tecnología para imprimir fotografías en un libro… Así que por eso se hacían las ilustraciones con grabados…

Mi viejo adorado, solamente se me quedó viendo como reclamando porque le había dicho que su época ya estaba pasada de moda… Y claro, no fue jamás mi intención, simplemente me maravillaba ante los bellos grabados de esos dos tomos de anatomía que databan del siglo XIX, años antes que se encontrara la técnica adecuada para imprimir fotografías en periódicos, revistas y libros. Consecuentemente, las artes gráficas, fueron parte importantísima de la publicación de libros como el afamado tratado de anatomía donde estudió mi padre, donde estudié yo y donde incluso estudió mi hijo… 651 litografías, magistralmente realizadas por el artista S. Dupret.

Los grabados, han sido importantísimos como parte de las artes plásticas… O tal vez tendría que decir ya en la actualidad de las artes visuales, no sé qué sea lo más apropiado. Pero el caso es que desde el principio de la historia de las publicaciones impresas, los artistas plásticos quedaron indivisiblemente unidos con ellas… Todas las ilustraciones de todos los libros, eran verdaderas obras de arte de grandes maestros de la plástica. Rembrandt, ni más ni menos, tiene un sin fin de obras gráficas que han formado parte o no, de libros de diversas materias…

Años después, comenzaría a estudiar lo concerniente a las artes gráficas como parte de mi preparación en la plástica…. Pero pasarían otros años más para que mi querido y admirado maestro Raúl Anguiano, me presentara con quien hoy por hoy, debe ser considerado el maestro de maestros en la gráfica: Luis Miguel Valdés.

—¿Por qué no has seguido con la gráfica, maestro?

—Porque el ácido, me afectaba la voz… Y pues eso es grave…

—Pero ve al taller, chico, ahí tenemo’ quien haga toda esa parte que tú no puede’ ya verá’…

Y acudí al taller… La Siempre Habana… Nombre que habla del amor que el maestro Luis Miguel Valdés Morales siente y pregona con gran orgullo por su tierra natal, Cuba. Desde 1991, radica en México, siendo uno de los artistas que más ha apoyado la creación y la difusión del grabado en nuestro país. Por supuesto en Cuba y otros países latinoamericanos, ha sido también pilar importantísimo para ello. Estudió en la Escuela Taller de Artes Plásticas de Pinar del Río, Cuba, donde efectuó los cursos de pintura, dibujo, grabado y escultura. Posteriormente estuvo en la Escuela Nacional de Arte de La Habana, Cuba, especializándose en pintura y grabado. En 1983, se fue a estudiar becado al prestigioso “Atelier 17” de Stanley William Hayter, en París. Escuela por donde pasaron artistas de la talla de Pablo Picasso y Francisco Toledo. La preparación de Luis Miguel Valdés, es por demás digna de elogio e imitación. Pero su producción, su calidad como artista, es incuestionable. Un sinnúmero de exposiciones individuales en La Habana, México, Nueva York, en Bulgaria, Alemania, Colombia, Polonia, Finlandia, Etiopía, Nicaragua, Yugoslavia, Japón, Irak, Siria, Rumania, Italia y Canadá entre muchos otros avalan la calidad de su trabajo. De la misma manera, a lo largo de su carrera, ha ganado una cantidad impresionante de premios. En París, el premio Adam Montparnasse en 1968; El Premio de Pintura y Dibujo en el Salón Nacional de Artes Plásticas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en 1984; Premio Especial de la UNESCO en la Exposición Internacional de Arte del Libro en Leipzig, Alemania en 1982 y muchos premios Internacionales más a lo largo de su carrera. Pero tal vez, lo más valioso se Luis Miguel Valdés, radique en su bonhomía tan especial, su concepto de entrega en la amistad y la enseñanza-aprendizaje… Es Luis Miguel, además de extraordinario artista, un inigualable maestro en toda la extensión de la palabra. Poca gente como él, ha sido tan entregada a la difusión y la enseñanza del grabado… Así, junto con Cuitláhuac Rangel, funda en Coyoacán de todos mis recuerdos, en el año 2000, el Taller de Gráfica “La siempre Habana”. Un lugar donde Luis Miguel, realiza de manera permanente, su taréa de apoyo, enseñanza y creatividad dentro de la gráfica que le apasiona. He tenido el honor de trabajar mi obra gráfica ahí, al lado de grandes maestros de las artes plásticas tales como: Raúl Anguiano, Vicente Rojo, Choco (de Cuba), mi querido y admirado amigo Víctor Guadalajara con quien sigo trabajando en ese taller de dibujo de figura humana al lado de Iván y Emilio… y Kcho, un cubano impresionante en su técnica, en su obra, su tamaño descomunal y su manera de hablar ese delicioso español-cubano que a veces, requeriría subtítulos… No alcanzaría el espacio de mi colaboración, para seguir ponderando a tan gran artista como es nuestro querido hermano cubano, Luis Miguel, quien entre otras cosas fue vicepresidente para América Latina de la Asociación Internacional de Artes Plásticas de la UNESCO. Solo vaya mi reconocimiento y mi admiración para mi amigo y maestro de eterna sonrisa y elevadísimo concepto de la amistad y entrega a la creatividad y la enseñanza… ¡Salve, maestro y amigo… Yo te saludo porque nunca desmayes en tu labor que es extremadamente valiosa para el mundo!

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.