Nacional

Setenta y seis años sin Carlos Gardel, el rey del tango

Por domingo 3 de julio de 2011 Sin Comentarios

Por Mario Arturo Ramos*

La música popular latina es una de las plataformas de mejor solidez en la construcción/difusión de ídolos masi­vos. En el siglo pasado y la primera decena del XXI, las tecnologías para elaborar soportes materiales sono­ros o audiovisuales, permitió que las grabaciones difundidas por radio y televisión transportaran a los escu­chas o “fans” de la época ( actuales) a momentos, sensaciones, historias y sueños por medio de documentos sonoros que vencen a la parca. Es cierto que a esta categoría-ídolos-solo pertenecen pocos y que habi­tan en sus diferentes espacios: locales, nacionales e internacionales, sin embargo a pesar de su ámbito de permanencia, un elemento común -en un buen porcentaje -consiste en la muerte joven. Final trágico o nor­mal, que les llegó rápido. Han pasa­do 76 junios, de un veinte y cuatro, en Medellín, Colombia, la “Ciudad de las flores” fue el lugar de la tra­gedia mortal, del “Zorzal Criollo”, cantor que tenía 44 años. El acci­dente de aviación de la nave F 31, al mando del piloto Ernesto Samper Mendoza, acaecido en el aeropuer­to Enrique Olaya Herrera, rápido se convirtió en la “Tragedia de Mede­llín”, evento que también segó la vida de Alfredo Le Pera, coautor de la mayoría de éxitos gardelianos, los guitarristas Guillermo Barbieri, Do­mingo Riveroll, a los pocos días, el 26 , del empresario Celesti­no Palacios y el ayudante José Corpas Moreno, integrantes del equipo del nacido en la ciudad de Toulouse, Francia (otras versiones señalan Tacuarembó, Uruguay) el once de diciembre de 1890.

Me hubiera gustado verte
Carlitos Gardel añoso
con el cabello canoso
pero tenerte, tenerte
Fragmento. Horacio Sanguinetti

La carrera artística del “Rey del tango”, inició pú­blicamente, el catorce de octubre de 1917, en el Tea­tro Esmeralda, de “Buenos Aires querido”, escenario donde cantó “Mi noche triste”. La canción en la voz de Gardel, continua presente en nuestra memoria ca­nora, recordemos un fragmento de la obra músico-literaria de Pascual Contursi/ Samuel Castriota que dice: “De noche cuando me acuesto/ no puedo cerrar la puerta/ porque dejándola abierta/ me hago ilusión que volvés. / Siempre llevo bizcochitos/ pa’ tomar con matecito/ como si estuviera vos/ y, si vieras la catrera/ como se pone cabrera/ cuando no nos ve a los dos.” En 18 años de trabajo público, el popular “Mudo” no solo conquistó a los argentinos melóma­nos, sino también lo logró con los de otras latitudes. El triunfo masivo lo cosecharon, Carlos y el tango, fusión que cruzó las puertas de la inmortalidad. A propósito del tango, género musical es hijo “de la ha­banera en su línea melódica- sentimental, la fuerza emotiva. De la milonga en la coreografía y, del can­dombe en el ritmo”1.-, se ubican sus orígenes por la octava década del siglo XIX y, se cree que. “Dame la Lata” de Juan Pérez, es el primero y que “Queko”, de Arredondo, es la muestra más popular del arranque. El musicólogo Vicente Rossi, escribe que el vocablo que lo nombra puede provenir del lenguaje de la po­blación afroamericana, que llamaba a los parches de un instrumento de percusión: tan-go; por su parte el historiador Carlos Vega, afirma que deriva del tan­go andaluz; lo cierto es que no se puede hablar del tango- patrimonio cultural argentino- sin nombrar a Carlos Gardel.

A las tres de la tarde le anocheció de golpe,
se le voló la luz, el piso,
las alas de metal, la luna verde, el cielo.
Ves que fácil, que fácil
un golpe de viento que parte el silencio.
A las tres de la tarde.
Fragmento. Circe Mata

Carlos creo y recreo tangos, su presencia en la can­ción urbana porteña, la llevó más allá del barrio y de lo que las buenas conciencia llamaba “bajo mundo”; otros compositores e intérpretes de diferentes paí­ses hicieron suyo el género y lo nutrieron de textos y melodías que brotaban lejanas territorialmente a las bonaerenses, unidas en esencia y destino. Gardel re­presentó el detonador internacional, por ello, aque­lla tarde el mundo se cimbró al perder a un artista que enorgullecía al canto. Los relatores del accidente contaron que en el despegue del vuelo de la Sociedad Aérea Colombiana, que cubría la ruta, Bogotá-Cali y que tenía una escala obligatoria en Medellín, al cru­zar la pista, colisionó con el avión Manizales, esta­cionado fuera de la cinta asfáltica con los motores encendidos. El golpe fue brutal, las llamas invadieron las aeronaves, causando la tragedia; ironía de la vida, la tragedia es uno de los temas literarios frecuentes en el tango. El motivo del percance se nutrió de ru­mores y chismes para volverse un verdadero tango, se dijo que si fue un golpe de viento, o una pelea en­tre el cantor y el piloto por la dueña de unas faldas, que si una admiradora despechada fue la autora del atentado fatal, otros explicaron que una broma de mal gusto entre los pasajeros del vuelo, desató una riña campal que distrajo al piloto. En fin el momento mortal escapó de la lógica y se convirtió en leyen­da. Ya pasaron setenta y seis años sin Carlos Gardel, sus canciones y su voz continúa presente; es posible que queden pocos contemporáneos del ídolo; de lo que no tenemos duda es que sigue conquistando seguidores que venciendo el tiempo hoy como en el ayer remoto, cantan al comienzo del verano con él: Volver con la fren­te marchita/ la nieves del tiempo marcaron mi sien,/ sentir que vein­te años no es nada/ que febril la mirada/ errante en las sombras/ te busca y te nombra… “Volver” Gardel/ Le Pera.

1.- Hermanos Bates. “La mejor colección de tangos”
*Investigador y compositor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.