DestacadosLocal

La poesía mexicana contemporánea, 4 ases

Por domingo 19 de junio de 2011 Sin Comentarios

Por Mario Arturo Ramos*

Las primeras horas de la noche sabatina caían sobre las torres de la iglesia de la Purísima Concepción, en Mocorito, Sinaloa. Mientras el” Cheyk” realizaba una caricatura sobre uno de los Tres Grandes, de la llamada “Atenas de Sinaloa” enfrente de los asistentes, comencé mi intervención en el programa “Expresiones Culturales de La Voz del Norte” explicando que es la poesía; para ello cité una definición que es del dominio público: “…En su sentido estricto y literario es toda bella expresión por medio del lenguaje. Es el idioma peculiar del sentimiento y de la imaginación y quien tiene las cualidades para hablarlo es el poeta.” A la definición le aumenté la cita sobre el poeta griego- que mejor lugar que la Atenas sinaloense- Homero inventor de dioses y semidioses en la Ilíada y la Odisea, dije que en el génesis bíblico se escribe que: “En el principio fue el verbo y el verbo nombró todas las cosas”, claro ante el asombro general comenté que a los únicos que conozco que hacen verbos son los poetas.

Juana de Asbaje – Sor Juana Inés de la Cruz- ocupó su lugar en la charla con sus cuartetas famosas de su “VII Sátira Filosófica”, de la cual reproduzco una cuarteta: “Hombres necios que acusáis/ a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión/ de lo mismo que culpáis.”

Para continuar, conté con la colaboración de tres jóvenes alumnos, del COBAES 19, de Mocorito, Sinaloa: Grecia Castro, Teresita de Jesús, y Eduardo Acosta, los adolescentes leyeron un poema de Enrique González Martínez, médico jalisciense que llegó a la Atenas de Sinaloa, en 1907 siendo partícipe en la cultura de la región del Évora, en la sinaloense y en la mexicana. González Martínez en una célebre polémica con los seguidores del divino Rubén Darío quienes proclamaban al cisne como símbolo estético de la poesía, Enrique planteaba que el búho era el símbolo a seguir poéticamente, y que esta ave era símbolo de conocimiento y sabiduría, soportes que el jalisciense expresó en “Tuércele el cuello al cisne”, soneto del cual cito una terceta: “ Mira el sapiente búho como tiene las alas/ desde el Olimpo, deja el regreso de Palas/ y posa en aquel árbol el vuelo taciturno.”

Había que terminar mi exposición, la danza esperaba su sitio en el evento; para cerrar mi trabajo le pedí a Alberto Ángel “El cuervo” que me acompaña a la lectura de un poema del inolvidable Jaime Sabines, a dos voces como lo hacía el mitológico “Dueto Miseria” –Pepe Jara/ Gilberto Valenzuela- para leer- la declamación se encuentra en desuso- un poema del chiapaneco llamado “Los Amorosos” del cual comparto un fragmento: “Los amorosos andan como locos/ porque están solos, solos, solos,/ entregándose, dándose a cada rato,/ llorando porque no salvan el amor. Les preocupa el amor. Los amorosos/ viven al día, no pueden hacer más no, no saben./ Siempre se están yendo, siempre hacia alguna parte”. Al terminar agradecí al “Cuervo” y a los asistentes su compañía por la ruta de la poesía. La noche continuó y las Expresiones Culturales de La Voz del Norte, continuaron agasajando a la festejada y los pobladores del Évora.

*Investigador y compositor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La joven viuda
Siguiente entrada