Local

Sinaloa de Leyva, la Joya del Petatlán, en su 426 aniversario

Por domingo 8 de mayo de 2011 Sin Comentarios

Por Juan Manuel Véliz Fonseca*

1906. Calle Principal (hoy calle Benito Juárez). Comercio “El amigo de pueblo” de Carlos Félix, tío de José Ferrel Félix candidato a la gubernatura por Sinaloa contra Diego Redo de la Vega

Con el permiso del maestro Lic. Daniel García López, pero la ex villa de San Felipe y Santiago de Sinaloa es la verdadera Joya del Petatlán. Fundada un día 30 de abril de 1585, en la margen derecha del río que llevaba por nombre Petatlán (lugar de petates), por cinco soldados es­pañoles cuyos nombres son: Antonio Ruiz, Juan Martínez del Castillo, Bartolomé de Mondragón, Juan Caballero y Tomás de Soberanes. Recordemos un principio del derecho “Quien es primero en tiempo es primero en derecho”.

Establecida la villa de San Felipe y Santiago de Sinaloa el 6 de julio de 1591 arriban los padres jesuitas Gonzalo de Tapia y Pando, y Martin Pérez Quiroga y Ponce León con el objetivo de establecer la Misión de Sinaloa, trabajo que años más tar­de rindió frutos al convertirse esta villa y su colegio del mis­mo nombre en una región importante del noroccidente de la entonces Nueva España, tarea que no fue fácil ya que el 10 de julio de 1594 perdió la vida el padre Gonzalo de Tapia en el pueblo de Toboropa, (que existía rumbo a Máripa) siendo eliminado por el indio Nacabeba.

Con la muerte del padre Tapia, las autoridades de la Nueva España decidieron establecer un presidio con el nombre de Sinaloa con la necesidad de proteger a los españoles que ya vivían en esta villa, entre ellos destaca el capitán Diego Mar­tínez de Hurdaide. También a su vez se convirtió en la Pro­vincia de Sinaloa; esto nos hace sentir orgullosos porque de esta villa haya surgido el nombre que lleva nuestro estado de Sinaloa. Aquí se encuentran sepultados los restos del obispo Pedro Tamarón y Romeral, Hernando de Villafañe, y el capi­tán Diego Martínez de Hurdaide, entre otros Es importante hacer mención del templo misional cons­truido en 1610 y destruido por las constantes lluvias y una fuerte creciente del rio Petatlán en el año de 1770. El templo perteneció al conjunto misional del Colegio de la Compañía de Jesús de Sinaloa.

En el año de 1734 la villa de San Felipe y Santiago fue capi­tal de la llamada gobernación de Sonora y Sinaloa, indepen­dizándose del gobierno de la Nueva Vizcaya y la gobernación de Nueva Galicia. Su primer gobernador y capitán general fue Manuel Bernal de Huidobro, quien tomo posesión del cargo en los primeros días del mes de diciembre de de 1734 y duró hasta enero de 1741.

Desde 1769 a 1773, en la villa de San Felipe y Santiago de Sinaloa se dio un éxodo de cientos de familias hacia Califor­nia de la Unión Americana. Incluso la historiadora Rina Cuellar Zazueta nos argumenta genealógicamente que los ancestros del guerrillero Ernesto Guevara de la Serna, mejor conocido como el “Che” Guevara, están en este lugar y se debe a ese éxodo hacia California y después a Argentina.

En 1825 se convierte su cabecera en villa de Sinaloa y aparece como distrito y en 1831 entra en función la primera Constitución dividiéndolo en 12 distritos. Años más tarde va a aparecer la figura del prefecto político

Respecto al asentamiento de la villa de Sinaloa en los ini­cios del siglo XVIII y XIX, ya contaba con cinco calles: Se llama­ba calle Principal por ser la más extensa y poblada (hoy calle Benito Juárez), cuenta con más de 70 casas de corte colonial; calle Mollinedo nombre que llevó en honor de don Carlos Mo­llinedo, quien vivió en la ribera del rio Petatlán (hoy se llama Independencia) cuenta con 17 casas de corte colonial; calle de la Parroquia nombre que recibió porque iniciaba o terminaba en el zaguán de la Iglesia (hoy lleva el nombre de Lic. Francis­co I. Madero) cuenta con 32 casas de corte colonial; calle Nue­va se inicio a principios de 1901, (en 1917 se le llamó Lic. José María Pino Suárez, en 1930 se le cambió de nombre: general Álvaro Obregón), cuenta con 10 casas de corte colonial; calle de Plateros (hoy se llama Miguel Hidalgo) es una calle muy corta, calle donde se ubica el palacio municipal y la iglesia y otras 6 fincas de corte colonial.

También señalo que por estas calles curvilíneas y adoqui­nado su centro histórico están construidas estas majestuosas casas de corte colonial, sus techos de vigas, sus paredes de 80 centímetros de ancho, sus ventanales con protecciones de fierro con lanzas en sus puntas, con sus zaguanes y ventanas de madera de cedro, sus habitantes vivieron y disfrutaron sus alegrías y tristezas donde algunos de sus personajes murie­ron con la esperanza de que algún día se encontraran con una mina rica en oro o plata.

Incluyo en esta relación, a tres joyas arquitectónicas cons­ truidas en el siglo XVIII como es la parroquia de San Felipe y Santiago, el panteón municipal; junto con la Torre Vieja, del siglo XVII, son candidatos a monumentos históricos y patri­monios de la nación Por toda esta trayectoria considero que la ciudad de Sina­loa de Leyva es la verdadera joya del Petatlán, quien el día 26 de octubre del 2009 recibió la declaratoria de pueblo señorial y que sus nuevas autoridades municipales, encabezadas por el Lic. Saúl Rubio Valenzuela, tienen en su proyecto convertir­lo en pueblo histórico; así mismo contamos con pueblos anti­quísimos e históricos y que pueden ser candidatos a pueblos señoriales como: San José de Gracia, San Pedro de Bacubirito y Santiago de Ocoroni que fueron ricos en minas de oro y pla­ta. Visítanos y te darás cuenta.

*Profesor de la FCA / UAS. Sinaloa de Leyva.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.