DestacadosNacional

Tijuana, tierra de poetas Raúl Rincón Meza

Por domingo 6 de marzo de 2011 Sin Comentarios

Por Mario Arturo Ramos*

La luz de otro cuarto
se desvanece y golpea
la orilla del tenedor de plata
que timbra estalla en el otoño
Los niños contemplan la noche oscura
las estrellas destacadas sonríen
se agazapan son llamados
Fragmentos “Casa vacía”

Tijuana, “La ciudad más visitada del mundo” siempre ha es­tado ligada a mi vida. En la ciudad que nací, Querétaro-hoy, Santiago de- en la Plaza de los Fundadores existen estatuas a los misioneros franciscanos que anduvieron estas tierras ca­tequizando, por lo tanto mi llegada al mundo en una casona muy cerca de la primera ermita de mi pueblo fue a unos pasos de las esculturas religiosas mencionadas que en los juegos infantiles me acompañaron con su aroma californiano. En los albores del año 1972 después de una temporada en Culiacán, Sinaloa, la discusión política universitaria me cansó y decidí aceptar la invitación de mi amigo el profesor Rubén Vizcaíno para ir a fundar un taller de poesía en la Universidad Autó­noma de Baja California que tenía como rector al ingeniero Luis López Moctezuma y en la que Rubén impartía clases de lógica, ética y literatura, a la vez que ocupaba el puesto de coordinador del aérea cultural de la institución en la región de la costa. Vizcaíno me llevó a diferentes escuelas en don­de impartía clases con el objetivo de invitar a los aedas, una de ellas estaba ubicada en la calle 2ª de la ciudad fronteriza; en una de los salones de la Preparatorio Ibo-en idioma hua­ycura significa: lugar donde nace el sol- un joven se acerco y con acento comedido confeso que era poeta, tijuanense de nacimiento y de corazón. Aquella tarde que ya cumplió 39 in­viernos comenzó una solida amistad que al paso de los años creció como los árboles frondosos, como los poemarios que se construyen sin prisa, verso a verso, día a día.

Raúl Rincón Meza nació en 1948, es licenciado en Historia y cursó estudios de lengua y literatura en la UNAM, al rein­tegrase a su solar natal se dio a la tarea de impartir clases en secundarias federales donde puso al servicio de los adoles­centes los conocimientos adquiridos en la ciudad de México, junto a su labor pedagógica continuó noche a noche su tarea poética, con astucia de zorra también se convirtió en crítico y orientador de jóvenes tijuanos que consideran a la poesía el camino a seguir. Cuando voy a su ciudad lo visito en su casa del colonia Altamira e intercambiamos opiniones sobre el quehacer literario; en días recientes anduve por esos rumbos y en otra de nuestras habituales charlas tocamos el tema que no es común: La poesía; transcribo literalmente el dialogo en­tre un poeta queretano y un bajacaliforniano:

P. Raúl, ¿qué es para ti la poesía? R. Una búsqueda exis­tencial que no puedo expresar en otro lenguaje que no sea el poético. P. ¿Y la poesía tijuanense que es para ti? R. Un punto de partida y un proyecto anecdótico que en sus inicios trans­formó parte del imaginario colectivo, sin embargo hay que decir que es limitada, muchas veces falta de vida; pero es la que se hace en este estado por nativos y llegados de otros rumbos, adolece de miras literarias ya que los textos se acep­tan sin critica al quehacer, entonces tenemos exceso de resul­tados semiescolares y poemas hechos para festivales cívicos que arranquen el aplauso fácil y el elogio facilongo o que sa­tisfagan las necesidades de las autoridades del ayuntamiento de tener poemas con poco valor.

La plática con el aeda que 1988 ganó el Premio Nacional en Aguascalientes, con su poemario “Los poemas de santo y seña” continuó sobre el oficio: ¿Que recomendarías a alguien que quisiera iniciarse? R. indudablemente debe ser culto, leer de todo, incansablemente, por estos lugares no abundan los Miguel Hernández (poeta español del cual celebramos 100 años de su natalicio) genios que solo se dan una vez, con la mirada fija agregó mira Mario Arturo alguna vez se intentó que los profesores difundieran la poesía local, nacional y mundial, esta política educativa surgió con la descentralización de la educación, sin embargo pronto se abandonó, no sé si por falta de interés de los docentes o por negligencia, el caso es que quedó trunca una posibilidad de aumentar el acervo cultural de la niñez y juventud en una de las manifestaciones artísticas que representa un medio de expresión fundamental de los mexicanos. Por último pregunté? a la generación del Taller de la UABC (Ruth Vargas Leyva, M. Ortiz Villacorta, R. Vizcaíno, Michel Cobián, etc. etc.) aumenta el nombre de 5 poetas importantes tijuanenses: ¿R. Luis Cortés Bargalló, Alfonso René Gutiérrez, Eduardo Hurtado, Lucila Villa, Enrique Sánchez Mayan, quizá faltó en la lista Rosina Conde pero como dice el dicho popular en gustos se rompe el género.

La tarde invernal dejaba en el ocaso sus postreras luces y como epilogo realicé la pregunta de despedida. ¿Y la poesía de Tijuana de hoy? R. Se encuentra en estado estacionario, te voy a sorprender es curioso que gran parte de la que es­criben los jóvenes sea reaccionaria entendiendo el termino como poco audaz, anclada en formas del pasado, con un lenguaje caduco lleno de telarañas, desde luego existen contadas excepciones a las que hay que apoyar y estimular para que no desmayen y se pierdan en el auto elogio inmo­vilizante. Me despedí de mi amigo, el poeta que ha escrito “Poemas de guardar todo”, “Tankas”, ejercicios de traduc­ción de formas poéticas japonesas y que continua como al principio escribiendo como forma de vencer las enfermeda­des y el hastió, al cerrarla reja de su guarida recordé un frag­mento de su poema “Relación de los hechos” y como adiós señalé, Raúl sigo convencido de que a pesar de los pesares Tijuana es tierra de poetas:

“Relación de los hechos”
Pero sabes bien que no existe ese triunfo
que alguna vez deseaste
ese arrastrase de anillos familiares bajo el sol de mediodía
esos jugadores de cara blanca en una película silenciosa
aquí la pelota lanzada en el vacío
y la abuela dándote el té con una caricia blanda
como si bajando los ojos pudieses dormir tranquilamente
en aquel colchón de sueño
en esta oscuridad lenta que cobija y dice:
“no tengas miedo estamos todos”

*Autor e investigador.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.