Nacional

Pueblos mágicos Huasca de Ocampo, Hidalgo

Por domingo 13 de febrero de 2011 Sin Comentarios

Por Alejandra Avilés Gaxiola*

Huasca de Ocampo se localiza en el Corredor Turísti­co de la Montaña, en el estado de Hidalgo, a 38 kiló­metros de Pachuca. Su nombre proviene del náhuatl Huascazaloyam, que significa “lugar de pájaros, agua, vege­tación y alegría”, adoptando el “de Ocampo” en honor del célebre político Melchor Ocampo, quien vivió en este lugar a principios de la segunda mitad del siglo XIX.

Este pueblo mágico fue fundado entre los años 1760 y 1780 por don Pedro Romero de Terreros, nombrado conde de Regla por la corona española, y que construyó las haciendas de San Miguel Regla, San Francisco Javier, San Antonio Regla y Santa María Regla; con lo que propició el gran desarrollo de la región, ya que dio empleo a cientos de trabajadores en pri­mer término para construirlas y operarlas. Huasca de Ocampo se convirtió en distrito el 16 de enero de 1869 y fue declarado como municipio en 1870.

Rodeado de bosques, Huasca de Ocampo es un pueblo que todavía guarda el sabor característico de la provincia mexica­na, con casas construidas con cantera blanca y con techos ro­jos de dos aguas, propias de las antiguas zonas mineras.

Esta ciudad hidalguense llena de tradición, también posee un clima excelente. Transitar sus calles, monumentos y santua­rios naturales es un descubrimiento sin igual. Entre los princi­pales sitios de interés destacan sus haciendas, tales como la de San Miguel Regla, construcción del siglo XVIII que funcionara como hacienda minera y donde actualmente funciona un hotel en el cual pueden apreciarse los arcos que formaban parte de los patios y los hornos donde era extraída la plata.

La Ex Hacienda de Santa María Regla fue la residencia de Pedro Romero de Terreros, quien la denominó así en honor a la virgen de Chipiona, provincia de Cádiz, España, de donde él provenía. Fue la primera hacienda de beneficio de plata que existió en la región; donde aún se conservan parte de sus patios y una magnífica capilla con fachada de estilo barroco sobrio.

Un lugar de singular interés para los turistas lo constituyen los Prismas Basálticos, que son increíbles columnas geométri­cas de basalto ubicadas al pie de una barranca bañada por una cascada de 40 metros proveniente de la presa San Antonio.

Huasca también cuenta con diversidad de lugares para disfrutar de la naturaleza. El Huariche es un desarrollo ejidal ecoturístico y piscícola ubicado en la comunidad de Ojo de Agua, muy cerca de Santa María Regla. El lugar cuenta con cabañas y plataformas para acampar, así como un bello bos­que de encinos. Otro bello sitio que también cuenta con caba­ñas es el conocido como El Zembo.

Ubicado en este municipio se encuentra el Bosque de las Truchas, este sitio es ideal para la pesca de la trucha arcoíris. En el lugar se puede rentar todo el equipo necesario para la práctica de esta actividad.

Las fiestas tradicionales en este lugar se realizan con gran alegría, se cantan las mañanitas con banda y mariachi, hay palenques, charreadas y bailes populares, además de eventos deportivos y culturales, programas literario-musicales y ven­ta de artesanías. Las principales celebraciones en Huasca de Ocampo son la fiesta de Reyes, de San Sebastián y las fiestas de la Virgen en diciembre.

La gastronomía de este lugar es exquisita, en ella resaltan los llamados pastes, que son empanadas elaboradas a base de harina, manteca o mantequilla y sal, que después se rellenan de diversos guisos, los tradicionales son los de carne de res, papa y cebolla. Su nombre es una degeneración de la palabra “pastry”, que era el antaño almuerzo de los mineros ingleses.

El principal transporte turístico son los tranvías, que todos los fines de semana ofrecen un agradable recorrido lleno de historia por el centro de la ciudad y sus principales haciendas.

*Maestra en Administración y Política Pública. ITESM

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.