Nacional

Febrero con un poeta sinaloense en Tijuana: Doctor Salvador Michel Cobián

Por domingo 13 de febrero de 2011 Sin Comentarios

Por Mario Arturo Ramos*

El pajarero (fragmento)
Salvador Michel Cobián.
“Pajarero tu y yo,
vamos con la jaula
de trinos a la espalda.”

¿Por qué no? La época:

Comenzaban los 70, las noches en Tijuana olían a rock and roll; los jóve­nes musicales llegados del centro del país tocaban junto a músicos locales en los principales “antros” de la aveni­da Revolución de la ciudad fronteriza, en la búsqueda a todo volumen de una plataforma que los condujera al triunfo en el “big, ga­bacho espectáculo”. Cantaban en inglés y sonaban a latinos perdidos entre la brisa marina que los mo­jaba hasta los huesos y que los liberaba de las reglas sociales del altiplano que satanizaban a cualquier expresión del rock que no fuera un “hit bonito”. En los improvisados camerinos y en las taquerías que había a las entradas de los lugares de baile, iluminados con luces sicodélicas que lucían con orgullo su titulo sajón, la letanía de los ejecutantes e intérpretes para poder seguir soñando, se repetía como estribillo contagioso: ¿Por qué no?, si lo logró Carlos Santana, decían con verdade­ra fe antes de echarse la otra tanda de canciones para fans rocanroleros que se amanecían con buen ritmo. La población flotante de TJ estaba constituida por emigrantes que espera­ban a las horas fantasmales de la madrugada para ver si bur­laban a la migra y se ahorraban el pollero. Por eso decían muy quedito, para que sólo ellos se escucharán ¿Por qué no? si mi compadre la esta haciendo al otro lado, ¿Por qué no?

El poeta

“Salvador Michel Cobián ejerce la poesía con la sencillez y el en­canto de una gota de agua. Esta es a veces roció y se llena con el cielo de la aurora. Con frecuencia es lágrima y reúne todo un mundo de emociones, estando unas de día y otras de noche.”

Carlos Pellicer, septiembre de 1962.

La fundación del taller de poesía Amerindio, de la Universidad Autónoma de Baja California -1972- me permitió compartir lecturas y tertulias literarias con aedas radicados en la otrora: “ciudad más visitada del mundo.” Una de mis visitas frecuen­tes en aquel febrero setentero, se realizaba a un consultorio ubicado entre Constitución y Revolución, 1ª y 2ª, alrededor de la hoy Plaza del Mariachi. Ahí oficiaba el doctor Michel, origi­nario de Rosario, Sinaloa -la tierra de Gilberto Owen- donde arribó a la vida en la juventud del siglo pasado y que había llegado en los 50 como tantos otros, a -la que llamaba Rubén Vizcaíno- “Tijuanaland” en búsqueda de mejores horizontes. Observaba al mundo sentado en un cómodo sillón que presi­dia la estancia donde desfilaban pacientes y trabajadoras del sexo en demanda de recetas y certificados municipales para poder seguir ejerciendo la “chamba”. Algunas medias maña­nas se aparecían por sus rumbos, amigos que charlaban sobre literatura; cuando esto sucedía, sus ojillos navegaban sobre pequeños versos que apuntaba en un recetario para que no se le olvidaran y le aliviaran con poesía las emociones.

La poesía como medicina:

“Y anotaré algo más. A la intuición de su poesía no escapa la huella luminosa que la muerte misma es incapaz de arreba­tarnos si, a pesar de todo, hemos sabido construir nuestra personalidad”.

“Carta a Salvador Michel”. Martín Luis Guzmán. Editorial Californidad 1968.

La medicina y el arte tienen un parentesco histórico que se re­monta en los tiempos, basta citar que en el esplendor griego, la medicina fue considerada una expresión del arte y en los pueblos y naciones precolombinas, la medicina tenía como ingredientes a la música y al lenguaje cantado. La presencia del estudiante de medicina y poeta Manuel Acuña en la poe­sía nacional podría ser el inicio de una lista de nombre de doc­tores/artistas que desarrollan una labor que combina ambas disciplinas, entre los personajes sobresalientes tenemos que citar a: Enrique González Martínez, Elías Nandino, Alfonso Ortiz Tirado, Enrique Ordaz, Ignacio Orozco, Víctor M. Blano, Salvador Michel y tantos otros que son ejemplo transparente de esta fusión que continua su camino. Cuando aquel febrero setentero escuchaba los textos de Michel, pensé que la trans­parencia/ eco que buscaba en sus poemas, era su angustia existencial disfrazada con tono ingenuo y melodioso, única posibilidad de que un hombre de medicina tenía para esca­par al universo de las enfermedades y de la muerte que se to­rean a diario. Por eso cantaba en Alcancía: “Cuando el silencio venga,/ como una mancha obscura/ a ensombrecer mis días,/ rompe mi corazón, hazlo pedazos/ está lleno de música.”

El final de un doctor/poeta

En los últimos años del segundo milenio, el poeta preparó su viaje final a consecuencia de la vejez que lo golpeaba con todas las males usuales; quitó su consultorio y de pronto se aparecía con sus “cuates” de las camisería de la Constitución para char­lar un rato sobre el mundo y su devenir; ahí lo encontraba con su humor negro que no dejó nunca de lado, con la nostalgia a flor de labios por la niñez perdida en las calles de su población natal, con su obsesión de continuar escribiendo hasta que la muerte lo impidiera. De pronto su gran amigo el “profe” Viz­caíno habló a casa para informar de su partida, con voz dolo­rosa señaló: “compadre” se fue un poeta que en el arranque de las letras baja californianas fue un pistón fundamental para su impulso, un sinaloense que amó las costas del Pacífico y del mar de Cortés como tema e inspiración; un ser que lega como ejemplo su amor a la poesía, a la medicina, a Tijuana. En silen­cio escuché la noticia, recordé el invierno del 72, cuando en su templo literario/médico con generosidad compartió conmigo un frasco de vitaminas y su libro de poesía, editado en 1968 por la Asociación de Escritores de Baja California, del cual como póstumo homenaje retomo su poema: Legado, “A un paso del silencio,/ considero que es tiempo/ de hacer mi testamento:/ Legó al mundo un espejo;/ un espejo de sombras/ donde si mira un ciego.” Por estas razones. Cuando voy a “Tijuas” pienso en Salvador Michel Cobián y en aquel febrero donde compartí las letras de un poeta/ doctor sinaloense en Tijuana.

*Autor e investigador

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.