Estatal

Los Comerciales Radiofónicos del México Inocente y Campirano

Por domingo 2 de enero de 2011 Sin Comentarios

Por Luis Antonio García S.*

Hace casi ya diez años, en una de mis visitas a la ciudad de México, conocí en un café al capitán piloto aviador, Eusebio Rodríguez. Accidentalmente me senté junto a él en la barra. Yo llevaba en mis manos unas fotografías del Culiacán antiguo. Él al verlas se interesó por ellas. Y como a ambos nos gusta la historia ahí se inició una amistad que aún perdura. En aquella ocasión Eusebio me regaló un cassette conteniendo varios comerciales antiguos que van desde los años veintes a los cincuentas. Eusebio es un coleccionista de todo tipo de material radiofónico antiguo. Y en su casa tiene cientos de discos.

Al escuchar esas grabaciones, no puedo evitar el trasla­darme a los días de mi niñez en Monterrey N.L. cuando en los años cincuentas, mi padre y mi abuela escuchaban en un hermoso radio de madera fina marca Punto Azul, las transmi­siones de la XEFB de Monterrey y la XEW de México.

Posteriormente mi padre compraría un radio transoceá­nico marca Zenith, y escucharíamos las transmisiones en es­pañol de Radio Nederland de Holanda, La Voz de América de Estados Unidos, y los encendidos discursos de Fidel Castro, en Radio Habana Cuba.

¿Quién, que haya nacido en la primera mitad del siglo XX no se acuerda del “Panzón Panseco” o del “Dr. IQ” o de la Hora Azul de Agustín Lara? ¿Quién teniendo radio en esa época no escuchaba emocionado las peleas del “Ratón Macías” o los interminables partidos de béisbol? ¿Quién no lloró con la ac­tuación de doña Prudencia Griffel en “Corona de Lágrimas?, ¿o quien no río con las ocurrencias de “Calixta la telefonista” o “La Tremenda Corte” con “Tres Patines” y compañía? ¿Quién podrá olvidar, cuando en todo el país millones de hombres, mujeres y niños, lloraron al escuchar en la radio, la noticia de la muerte de Pedro Infante un 15 de Abril de 1957?

Sí yo crecí con la radio, y es por eso que el regalo de mi amigo, el capitán Eusebio tiene un lugar especial en mi biblio­teca. Y para aquellos que escucharon esos viejos comerciales y para los que ni se los imaginan, he transcrito la letra de varios de ellos. Échenle una mirada al comercial de La Cafiaspirina que así se anunciaba a finales de los años veintes.

LA CAFIASPIRINA
(Ritmo de Fox Trot)

El pobre señor don Pan­cho, tiene dolor de cabeza, Y no puede salir del rancho por­que es muy fuerte el dolor.
La cara pálida y mustia parece la de un cadáver, pero recuerda en su angustia lo que le diera un doctor.
Sienten los reflejos de lo que le pasa, los animalejos de su propiedad, guau, guau.
Y por medicina le aconse­jan todos La Cafiaspirina con vivacidad. Si por medicina La Cafiaspirina con vivacidad

Con sólo ver la receta confía en su pronto alivio
Y se toma las tabletas con toda resolución.
El dolor desaparece y alegres el perro y la mula,
el pavo, el puerco y el pato pónense a bailar un son
Guau guau guau, Hii hííí, hííí, cuac, cuac.

Sienten los reflejos de lo que le pasa,
los animalejos de su propiedad, auu auu.
Y por medicina le aconsejan todos la Cafiaspirina
Con vivacidad Áuuu, Áuuu Oinc, oinc, Jijaú jijaú,
¡La Cafiaspirina con vivacidad!

En este comercial encontramos un ambiente campirano, un ranchero que sufre un gran dolor de cabeza, y Cafiaspirina como la solución. En este gingle, encontramos los instrumen­tos musicales propios de esa época, es un fox trot ritmo que estaba de moda. Destacan el bango, la mandolina, el saxo­fón, la trompeta con sordina, flauta, la batería. Y los sonidos propios de los animales de una granja que eran imitados por el mismo cantante-locutor.

Este comercial nos da la idea de una población urbana que aún está muy conectada con las costumbres del medio rural. Aún no se iniciaba la migración masiva del campo a la ciudad. Era el México en el cual el setenta por ciento de la población habitaba en las zonas rurales. (Lo contrario de la distribución actual) En los años en que se hizo este comercial (a finales de los años veintes) todas las ciudades eran pequeñas en pobla­ción, pero los terrenos eran muy grandes, los lotes medían alrededor de 750 metros cuadrados o más (15X50) y se tenían corrales de gallinas, puercos, chivas, patos, o conejos. Es por eso que el comercial de la Cafiaspirina está dirigido a la pobla­ción típica de ese entonces que amaba los animales y “convi­vía” con ellos.

Hay otro comercial de un producto conocido nacional­mente y que se vendía en farmacias y abarrotes, me refiero a la famosa…

Sal de Uvas Picot
(A Ritmo de Música Ranchera)

Locutor: Cuando se sube el licor, se apetece un refrescante, un vaso bien rebosante con la Sal de Uvas Picot.

Cantante: ¡Que sabrosa!
Coro: ¡Que sabrosa!
Cantante: ¡Sal de Uvas!
Coro: ¡Sal de Uvas!
Cantante: Los doctores
Coro: Los doctores
Cantante: La recetan
Coro: La recetan
Ambos: Para niños y demás
Cantante: Yo la llevo
Coro: Yo la llevo
Cantante: En el bolsillo
Coro: En el bolsillo
Ambos: Siempre que salgo al viajar, Y la tomo con frecuencia Para gas y todo mal.
Cantante: Me gusta la Sal de Uvas Que fabrica la Picot Y esta tan conocida Que no admite boicot.
Por eso yo la pido no quiero imitación porque tomar Sal de Uvas, es como un bendición.
(Con la música ranchera de fondo en segundo plano)

Locutor: A la mañana siguiente después de haber comido o bebido demasiado. Tome usted Sal de Uvas Picot. Refrescante, digestiva, antiácida, alkalinizante y diurética. Es la original y la única fabricada con ácidos y extractos naturales de la uva.

Si es cuestión de ahorrarse unos centavos. Tómese usted Cualquier laxante. Si se trata de su salud o la de los suyos, pida usted la original y legitima Sal de Uvas Picot.

Cantante: ¡Que sabrosa!
Coro: ¡Que sabrosa!
Cantante: ¡Sal de Uvas!
Coro: ¡Sal de Uvas!
Cantante: Los doctores
Coro: Los doctores
Cantante: La recetan
Coro: La recetan
Ambos: Para niños y demás
Cantante: Yo la llevo
Coro: Yo la llevo
Cantante: En el bolsillo
Coro: En el bolsillo
Ambos: Siempre que salgo al viajar, y la tomo con frecuencia para gas y todo mal.
Locutor: ¡Si un vaso de vino quita la pena.
Un vaso de Sal de Uvas Picot quita la pena del vino!
La Sal de Uvas Picot durante va­rios años regaló un cancionero musical que se distribuía en todo el país. Y dos per­sonajes se hicie­ron famosos Chema y Juana. Hay otro comercial que es toda una representación teatral. ¿Quién no recuerda a las monjas que preparan el rompope?

RompopeSantaClara
(Con fondo musical religioso)

Reverenda Madre: ¡Hermana Engracia, Hermana
Engracia, Que se sube la leche!
Hermana Engracia: Perdone Reverenda Madre, estaba seleccionando las almendras, la canela y la vainilla, pesando el azúcar y contando los huevos.
Reverenda Madre: Entonces ya tenemos todo listo para preparar la riquísi­ma crema de rom­pope, repase otra vez nuestra for­mula y no olvide el menor detalle, voy al coro y regreso.
Técnico: Corti­nilla. (Intermedio musical, sube y baja lentamente el volumen de la música)
Hermana En­gracia: Reverenda Madre, pruebe us­ted que la crema ya está en su Punto.
Reverenda Ma­dre: ¡Riquísima! Parece fórmula inspirada por un ángel
Locutor: Hummm ¡riquísima! Así era y así es la crema de rompope Santa Clara, elaborada con ingredientes de primerísi­ma calidad, siguiendo las fórmulas de las venerables monjas del convento de Santa Clara, en la Puebla de los Ángeles.
Técnico: Sube el volumen de la música sacra y la baja len­tamente terminando el comercial.

Tengo varios comerciales más que mucho me gustaría transcribir. Sólo les diré que son todas unas obras dignas de ser leídas, como el comercial del chocolate “El Vapor”, calza­do “Neira” y otros más que son muy extensos. Y es que cabe mencionar que antiguamente un comercial podía durar hasta tres minutos o más. Y que ahora son de veinte a cuarenta y cinco segundos de duración. Termino transcribiendo un co­mercial que en mi querido Culiacán, allá por los años cincuen­tas, en la XECQ el locutor Gustavo Estrada anunciaba así a un personaje singular.

Nacho Areizega

Nacho Areizega
¡No lo cubre lo viste¡

Don Nacho cuenta con un amplio surtido de casimires: in­glés, peinado, y mogachel irlandés, lino, gabardinas satina­das, mezclillas y pantalones de drill para el trabajo pesado.

Nacho Areizega
¡No lo cubre lo viste¡

Visítelo en Juárez #420 Pte. Frente al cine Humaya.

Bueno así se anunciaba don Nacho Areizega. Eran otros tiempos donde en la radio imperaba el buen gusto y se vi­gilaba el correcto uso del idioma, sin palabras altisonantes. Donde el locutor a veces era cantante. Sí eran otros tiempos, Los tiempos del México inocente y campirano que nos tocó conocer. Y que nunca volverán.

*Miembro de La Crónica de Sinaloa y fotógrafo

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.