Estatal

Gabriel Leyva Solano, El primer mártir de la Revolución

Por domingo 14 de noviembre de 2010 Sin Comentarios

Por Juan Manuel Veliz Fonseca*

En el año de 1930, se abrió una serie de opiniones, para hacer saber que el profesor Gabriel Leyva Solano, contaba con los méritos, suficientes para ser considerado como “El Primer Mártir de la Revolución Mexicana”. Hoy que se celebra el Bicentenario y Centenario estamos en lo misma, ya que murió acribillado bajo la supuesta “ley fuga” el 13 de junio de 1910, mientras que en Valladolid, Yucatán, José Expectación Kantun, Maximiliano Ramírez y Bonilla, y Atilano Albertos que murieron fusilados el 25 de junio de 1910; así también los hermanos Aquiles, Máximo y Carmen Serdán del estado de Puebla sus muertes ocurrieron el 18 de noviembre de 1910. En ningún momento trato de restar importancia al heroísmo de los hermanos Serdán, ni de nadie más, sino mas bien el de Gabriel Leyva Solano, trascienda mas allá del estado de Sinaloa y sea tomado en cuenta como un hombre que luchó en contra de la dictadura porfirista y tiene sus méritos de Protomártir, por ser el primero, ya que así lo demuestran los siguientes acontecimientos.

Primero: Gabriel Leyva Solano después de trabajar como maestro rural se desempeñó como secretario en los juzgados de primera instancia en Culiacán y Mocorito. Al ver las injusticias que se estaban cometiendo en el distrito de Sinaloa, se vino a vivir a la villa de Sinaloa con todo y familia, rentándole la mitad de la casa al señor José de la Luz Cázares. Como apoderado legal de los indígenas mayos de Ocoroni recuperó las tierras que les había arrebatado don José María Rojo; así mismo las de los vecinos de Cubiri de Pórtelas, con el fin de recuperar las tierras que les pertenecían y de las que estaban en posesión don Francisco Mussot Zevada.

Segundo: con la muerte repentina del gobernador y Gral. Francisco Cañedo el 5 de junio de 1909; las autoridades en turno llaman a elecciones extraordinarias para nombrar al nuevo gobernador sustituto que duraría hasta 1912. Surge entonces la candidatura de Diego Redo de la Vega, que era apoyada por los porfiristas y la del periodista José Ferrel Félix, apoyada por el pueblo desde el principio. Gabriel Leyva Solano destacó por su lealtad y apoyo a José Ferrel y no solo él, desde gente rica hasta pobre, como Maximiano Gámez, Narciso Gámez, Juan Díaz Salcedo, Dionisio García, Rosendo Verdugo, Elías Arias, Ing. Emiliano Z. López, Onofre Sandoval, Francisco S. Soto, Francisco I. Saracho, Gualberto Félix, Valentín Lugo, Antonio Palazuelos, Manuel Montoya y Guillermo Peña entre otros. Las mujeres también participaron en las “Columnas Ferrelistas” a de pesar que en ese entonces no votaban; destacan como activistas: Rosenda Díaz de León, Aquilina Camacho, Guadalupe Llanes, Adelina y Trinidad Castañeda, Adela Gastelúm Enriqueta Heredia (hermana de José G. Heredia, después se convertiría en esposa de Valentín Lugo), María Gámez y Carmen Camacho. Las elecciones se llevan a cabo el 5 de agosto de 1909, de manera fraudulenta a favor de Diego Redo; por ejemplo, en el distrito de Sinaloa se desarrollan en un indigno fraude desde San José de Gracia, Bacubirito, Guasave y Bamoa, así lo informa el Ing. Emiliano Z. López. Los resultados fueron los siguientes: Distrito de Sinaloa: Diego Redo 3,219 votos y José Ferrel, 1,663 mientras que la votación total de todo el estado fue para el primero 35,985 y para el segundo 15,790. El 27 de septiembre de ese año Diego Redo tomo posesión como gobernador.

Tercero: AL leer el libro “La Sucesión Presidencial de 1910”, Leyva Solano se convierte en un fiel seguidor de Francisco I. Madero y desde entonces quedó marcado como un opositor a la política porfirista y esto le acarreó el odio de los caciques de la villa de Sinaloa, que intentaron asesinarlo. Él no era persona dejada, era de gran espíritu demócrata y tenía la espina clavada, cuando sus partidarios le informaron que el día 06 de enero de 1910, el candidato a Presidente de la República, Francisco I. Madero, estaría en gira por el estado de Sinaloa y visitaría el pueblo de Angostura, (hoy es municipio) perteneciente al distrito de Mocorito. Se fue al encuentro de Madero acompañado de Juan Díaz Salcedo, Dionisio García el Ing. Emiliano Z. López, Epifanio Briones, Evaristo Sandoval (padre) Evaristo Sandoval (hijo), Onofre Sandoval, Elías Arias, Rosendo Verdugo y otras personas que formaban parte del comité anti reeleccionista llamado “Domingo Rubí”.

SU GIRA ELECTORAL POR EL DISTRITO EN APOYO A MADERO

El 6 de junio 1910, llega a Portugués de Norzagaray donde se hacen trabajos electorales y con sus correos envía desde esa comunidad una carta explicándole a Francisco I. Madero lo que están realizando, también al finalizar el segundo párrafo, por medio de unas claves. El historiador Roberto Flores Rodríguez Nevárez, en conferencia llevada a cabo el 10 de junio del año en curso, en el Colegio de Sinaloa en Culiacán descifra esas claves a través de la criptografía donde Leyva le expresa al señor Madero lo siguiente: “Pero dígame, señor, en caso de fraudes o atropellos, ¿qué hacemos?. Estoy resuelto a dar la vida y conmigo más de mil, para que se cumpla la voluntad nacional y por lo mismo le suplico decirme: ¿cómo obramos?” La gesta reivindicatoria de Gabriel Leyva Solano se dio dentro del ámbito social, político y jurídico, dando paso a que meses más tarde algunos historiadores le llamarían “Revolución Mexicana”, por tanto justo es considerar a Gabriel Leyva Solano como el “Primer Mártir de la Revolución Mexicana”.

*Profesor de la UAS

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.