Estatal

El rock mexicano El “millonario musical” de Los Mochis

Por domingo 22 de agosto de 2010 Sin Comentarios

 Por Mario Arturo Ramos*

El rock & roll

La música que marcó el siglo XX, es el Rock & Roll, género que esca­pó de la galaxia del sonido y se convirtió en un movimiento estético-social que se distin­guió por su destino masivo y, en el mejor de los casos por ser una manifestación artística considerada rebelde (una ver­tiente actual conserva estos atributos). Sus primeros pasos se remontan a 1953 y se seña­la al locutor Alan Fred como su padre, ya que el locutor en su programa de radio bautizó a una síntesis del rhytm & blues, forma musical que pertenecía a la comunidad de color junto al sabor rural del country norteamericano como rock & roll.

También los especialistas coinciden en que Bill Halley and the Comets, grabaron ese mismo año en acetato: “Hombre loco” (Crazy man crazy), obra musical a la que se considera una de las pioneras. A la agrupación liderada por el músico nacido en Highland Park, Michigan E. U. en 1927, se debe la explosión radiofónica del Rock y en consecuencia su penetración en el gusto popular con “Rock around the clock” (Al compás del re­loj), obra que duró en la cima del “hit parade” norteamericano más de 5 meses; en el Reino Unido la canción vendió una cifra aproximada de un millón quinientas mil copias y otra conside­rable cantidad en el resto del mundo.

El mexicano

La industria discográfica nacional no podía sustraerse a la moda rockera, José Agustín escribe sobre el principio: “El rocanrol” (que después sería simplemente “rock” en Méxi­co) pasó también a México y desde 1955 marcó hasta lo más profundo a muchos jóvenes. Esto no significaba nada más un fenómeno dócil mimetismo, sino que constituía la manifes­tación de condiciones anímicas equivalentes en muchos jó­venes citadinos y de clase media. Aquí también urgía una li­beración emocional, pues esto fue en un principio el rocanrol. Musicalmente en un principio el rocanrol en México fue hecho por adultos. En 1956 apareció el disco nacional: “Mexican and rock and roll” interpretada por el “Millonario” Pablo Beltrán Ruiz, nombre artístico de Pablo Rosas Rodríguez, músico, director de orquesta, originario de Los Mochis, Sinaloa, pobla­ción donde nació en 1915, la obra se cataloga como el primer rock de la industria disquera mexica­na. La orquesta conjuntada por Pablo contaba en sus filas con los sinaloenses, Mario Patrón Ibarra y Héctor Hallal “El Árabe”, figu­ras imprescindibles de la música mexicana. Por ese entonces Bel­trán Ruiz contaba con fama de compositor por el tema “Quien será”, compuesta con colabora­ción del yucateco Luis Demetrio, el bolero/mambo/rumba fue ge­nerosamente recibido por el pú­blico nacional e internacional, en las voces de Pedro Infante, Los Panchos, Dean Martin (sub-títu­lo Sway) etc., el mochiteco que había estudiado música con el maestro José Vázquez, estrenó “Yo soy tu pasado” de su autoría logrando aplausos.

Las orquestas

Las orquestas para el baile del país tienen una histórica tradición que se remonta a la segunda mi­tad del siglo XVIII, con la aparición de la Orquesta del Coliseo de la ciudad de México, que fue ele­mento vital para las pre­sentaciones de las óperas europeas en la capital del virreinato; la etapa de la Independencia la vio lan­guidecer, sin embargo otros músicos se dieron a la tarea de formar nuevas y buscaron otros públicos en los salones de baile y celebraciones de la clase pudiente de aquella época. Manuel Delgado, José Mariano Elizaga, Manuel García, Agustín Caballero, etc. fueron destacados di­rectores/organizadores que sentaron las bases para el desa­rrollo de las orquestas mexicanas. La siguiente centuria con­solidó estas agrupaciones, que en el XX dominaron la mayoría de escenarios interpretando toda clase de ritmos y géneros bailables. En los cincuentas no se justificaba una reunión de bailadores que no contara con discos o con la presencia de una orquesta, había de todos tipos y tamaños, continuando el camino de éxito de las “grandes bandas” al estilo Glen Miller. Bajo esta modalidad una de las solicitadas era la de Pablo Bel­trán Ruiz, por lo tanto sonó lógico que fuera el mochiteco el elegido para dar vida a la producción discográfica que lanzara al estrellato al rock mexicano.

José Agustín continua narrando sobre aquellos tiempos rocanroleros: “El rock era una válvula de escape en aquellos días. Ni remotamente representaba un vehículo de una con­cepción de la vida, como ocurrió diez años después; en todo caso daba constancia de formas de vida juvenil: la escuela, los ligues, las broncas con los papas, gustos, diversión y mucha energía. Los jóvenes tampoco eran desenfrenados, como se les acusaba, aunque algunas pandillas juveniles, que apare­cieron en aquella época entre la clase media, si llegaron a cometer diversos desmanes, usualmente propiciados por la represión moral, como ocurrió durante la presentación de la película El rey criollo, de Elvis Presley, en el cine Las Américas, más bien se rebelaban ante la rigidez y la intolerancia, ante la vaciedad de las propuestas de la sociedad, cuyas metas vi­sibles consistían en el culto al dinero, al estatus, al ”éxito so­cial” y el poder.”(Cualquier parecido con los tiempos actuales es solo un rocanrol).

El final

Los últimos acordes de su existencia fueron difíciles, los gru­pos desplazaron a su agrupación que ya no fue solicitada para los bailongos, el olvido empezó a caer sobre su edad que implacable agotó sus movimientos; sus manos dejaron de recorrer el teclado del piano, instrumento que lo acompañó en las buenas y malas. Para esperar el final buscó refugio en Ensenada B.C. igual que aquellos momentos juveniles que lo llevaron a la Península buscando aires promisorios; cuando recuperaba la memoria hablaba de su participación en el cine hollywoodense donde filmó al lado de Dámaso Pérez Prado y Betty Grable el filme: “Cita en México”. En la postrera etapa las sombras de su mente dejaban espacio de vez en cuando para que tarareara sus canciones: “Nada me importa el mun­do”, “Injusticia”, “Somos diferentes”, “Nuestros besos”, “Con­tarás conmigo”, “Polvo en la luna”, “Bailando rock”, “Mueve el alma” y otras obras de su repertorio que sumó más de 100 canciones. El 2008, cuenta su bio­grafía, el “Millonario musical” de Los Mo­chis, Pablo Beltrán Ruiz, abandonó para siempre a sus fieles “fans” que en su honor cantaron: “¿Quien será? La que me quiera a mi/ ¿Quien será?… homenaje a uno de los grandes de la mú­sica bailable e iniciador del rock mexicano.

1.-Tragicomedia Mexicana No I, José Agustín, Editorial Planeta 1990.

Otras entradas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.