Estatal

El aniguo pueblo del Espíritu Santo

Por domingo 27 de junio de 2010 Sin Comentarios

Por Jorge Macias Guiérrez*

En el municipio de Escuinapa se encuentran asenta­dos los más antiguos núcleos poblacionales de la cultura occidental de México, la cabecera municipal data del año 250 al 700 d. C. y su asentamiento principal fue lo que ahora se conoce como zona arqueológica de Juana Gómez, asentamientos coexistentes fueron: Auchen y muy probablemente el pueblo del Espíritu Santo (Pueblo Santo de 1531) y la antes mencionada zona de Juana Gómez.

Escuinapa tiene una extensión de 1647 kilómetros cuadrados y se encuentra a 80 kilómetros del puerto de Mazatlán hacia el norte y a 320 kilómetros de Culiacán, la capital del estado. Tiene en la actualidad una población aproximada de 85,000 habitantes, descendientes de la etnia Totoreme, cuyos ancestros fueron los Tepehuanes.

Tierra adentro la boca de Teacapán forma las marismas nacionales a una altura máxima sobre el nivel del mar de 13 metros. Posee más de 30 kilómetros de playa de mar abierto de suave declive, apta y segura para los baños marinos.

Teacapán, situado a 40 kilometros de Escuinapa, es un pa­raíso ecológico por su flora y fauna, llama la atención la gran extensión de manglares en los bordes de la bahía que es una de las marinas naturales más grande de México. El camino de Escuinapa a Teacapán cruza la isla del Palmito del Verde, santuario de múltiples y variadas clases de ave, resultado un atractivo excepcional para los amantes de la ornitología.

En sus riveras ricas en vestigios arqueológicos (conchales) que dataron una antigüedad de población de 2 000 a 4 000 años a. de C. en cuyo entorno se encuentra un gran montícu­lo de conchas, que por su orientación y ubicación se sospecha fue un templo primitivo, de 25 metros de altura, elaborado con conchas de varios tipos de moluscos y almeja gigante (anadara grandis), en sus últimos metros cerradas, usadas como material pétreo sin abrir.

Escuinapa ha adquirido fama internacional por la calidad de sus mangos, fruta fresca tropical que se exporta a varios países del mundo. Otro atractivo más es la obtención de sal extraída mediante un método prehispánico, aún en uso que produce sal de gran aceptación. La pesca del camarón en aguas interiores por su volumen, calidad, exquisitos sabor y tamaño, resultando del agrado de los grandes gourmets.

Las comidas tradicionales son los tamales barbones (ta­males de masa de maíz con camarones enteros cocidos den­tro). Los pescados y mariscos se preparan en forma variada que son una delicia.

Una de las fiestas tradicionales populares que se realizan en la última semana de Mayo, son las centenarias fiestas del paseo del mar de las cabras, verbena popular de 4 días de duración a la orilla del mar, donde los paseantes bañistas, pernoctan en  chozas rústicas de palapa, fiestas alegradas con música, bailes, juegos populares; cuyo objetivo principal es gozar de las puestas del sol y disfru­tar de los baños marinos matutinos.

El paisaje de la costa permite gozar de una vegetación exube­rante y en las marismas tipo jungla, con islas dispersas donde se posan miles de multicolores aves marinas. El paseo en lancha se hace acom­pañar en forma natural por delfines que nadan entorno a la nave.

Escuinapa presenta muestra de casas con arquitectura de tipo neoclásico, mezcladas con cons­trucción de tipo moderno.

Existe un reducto indígena de la etnia Tepehuana en el sitio conoci­do como el Trébol 2; donde se pue­de gozar de baños medicinales de herbolaria tradicional y de baño de temascal, se proyecta un centro de turismo rural.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.