Editorial

Editorial: N° 5

Por domingo 27 de junio de 2010 Sin Comentarios

Por Redacción*

Cuando todavía no asimilábamos la muerte del premio nobel de li­teratura en 1998, el escritor lusi­tano José Saramago, la noticia que daba cuenta que Carlos Monsiváis, el más gran­de cronista mexicano en los últimos cua­renta años y uno de los intelectuales más críticos y populares de nuestro país había fallecido, recorría el mundo a través de to­dos los canales de comunicación.

El domingo pasado en el Palacio de Bellas Artes recibió un homenaje con la presencia de sus familiares y autoridades federales y de la ciudad a la que tanto amó y defendió, pero sobre todo ante la mira­da atónita de amigos, activistas sociales, empresarios, artistas, periodistas y curio­sos que despedían a uno de los escritores más reconocidos y queridos de México.

Carlos Fuentes dijo de él “un grandí­simo escritor que renovó el género del ensayo en México. Lo sacó de modos un poco anticuados y le dio una vitalidad, una novedad, una capacidad de abarcar todos los temas de la vida de México, social, cultural, política, que lo convierte segu­ramente en el más importante ensayista moderno de México”

Alejados de sus gatos, sus restos per­manecerán depositados en el Museo del Estanquillo de la Ciudad, pero su espíritu seguirá rondando sobre las calles de su ciudad y su voz y pensamiento continua­rán presentes en la conciencia de nuestra sociedad, y si algún día es necesario, ha­brá que sacarlos y darles su paseo como ha sucedido con los héroes nacionales.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.