Estatal

Mocorito y su presencia en el periodismo sinaloense

Por domingo 20 de junio de 2010 Sin Comentarios

Primera de dos partes.

Por David Rubio Gutiérrez*

En el campo de la cultura y del periodismo, Mocorito ha hecho su aportación al grado de ser cuna de los movimientos más importantes que se dan en el periodismo cultural a principios del siglo XX a través del periódico La Voz del Norte, del profesor y periodista José Sabás de la Mora y de la revista literaria, Arte, del poeta Enrique González Martínez.

La historia del periodismo en Mocorito se ejemplifica a través de la trayectoria de distinguidos mocoritenses, quienes, con su pluma, dieron brillo y contribuyeron al desarrollo de la cultura regional.

El periodismo en Mocorito, seguramente se inicia con la participación en el escenario sinaloense de uno de sus hijos consentidos:don Eustaquio Buelna Pérez.

Don Eustaquio fue el primer sinaloense que concibió formalmente un proyecto cultural educativo trascendente para Sinaloa. Con ese solo hecho, se inmortalizó en el recuerdo y en la conciencia de los sinaloenses como un hombre de su tiempo, visionario, innovador y patriota.

Su pluma ágil y prolífera deja una amplia y variada aportación al conocimiento de la historia de Sinaloa y que hoy constituyen importantes materiales para intentar una reconstrucción del pasado de Sinaloa. De esa diversidad de trabajos elaborados por el
hombre de Mocorito, se citan: Apuntes para la Historia de Sinaloa, Apuntes para la Historia de la Guerra de Intervención Francesa en Sinaloa, Compendio histórico, geográfico y estadístico de Sinaloa, La Atlántida y la última Tule y La constitución de la atmósfera o leyes que rigen la densidad, peso, altitud y la temperatura del aire.

Don Eustaquio Buelna, ocupa un espacio importante dentro del periodismo cultural y político en Sinaloa. Su trayectoria lo define como un hombre erudito, de letras y de libros, poseedor de una cultura excepcional con el alto mérito de haber fundado en 1873, el Liceo Rosales, hoy Universidad Autónoma de Sinaloa.

Rafael Buelna Tenorio es otro mocoritense que honra a su pueblo natal, a Sinaloa y a la Revolución Mexicana.

Desde muy pequeño dio muestras de su talento, rebeldía y de su probada inclinación hacia el periodismo.

En sus mocedades y siendo alumno del profesor y periodista José Sabás de la Mora, publica solo el periódico El Diminuto, una hoja de papel doblado como una especie de tríptico, escrito y dibujado a mano. Destacaban trabajos con temas educativos y poemas, a los que era muy afortunado. No se conserva ningún ejemplar.

De todos es conocido que el estudiantado de la época encabezados por Buelna Tenorio, promovieron manifestaciones de rebeldía en contra de la candidatura de Diego Redo, actitud que originó la expulsión de Rafael de las aulas rosalinas.

Al ejecutarse el acta de expulsión del Colegio el 24 de junio de 1909, Buelna se traslada a Mazatlán y se afilia al Club Antirreeleccionista y posteriormente, se incorpora como colaborador a la redacción del periódico El Correo de la Tarde.

Junto con José C. Valadés, Rafael se convierte en un periodista valiente e incisivo en sus artículos, donde pone de manifiesto su condición revolucionaria y antigobiernista.

Sus colaboraciones molestan a las autoridades porfiristas y presionan a Francisco Valadés para que lo despidan. Buelna deja el periódico y se va a radicar a Guadalajara.

En El Correo de la Tarde, Rafael Buelna Tenorio da pruebas de su rebeldía, de su virilidad y sus aptitudes periodísticas.

En este periódico Buelna aprovechó sus páginas y columnas para dejar plasmada su verdad sobre las circunstancias de la época y se recuerda el altercado con su maestro, Julio G. Arce, quien desconociendo aptitudes poéticas en su alumno, se originó aquella clásica polémica entre alumno y maestro, probando Buelna su talento y sobre todo su rebeldía y capacidad crítica.

IRIS, PRIMER PERIÓDICO
UBLICADO EN MOCORITO

Don Héctor R. Olea, en su libro La Imprenta y el Periodismo en Sinaloa, 1826/1950, afirma que el primer periódico en Mocorito fue Iris, en el año de 1890.

No se conocen ejemplares pero existen constancias documentales de su existencia y de su progreso cultural a principios del siglo XX.

En el año de 1922 funcionó en esta población la Imprenta del Comercio siendo su propietario el periodista Ignacio Elenes Gaxiola y después el Sr. Miguel E. Sánchez.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.