Estatal

¿Es Pedro Infante un ídolo más?

Por domingo 20 de junio de 2010 Sin Comentarios

Por Luis Antonio García S.*

Como cronista he entrevistado a amigos de la infancia y juventud de Pedro Infante, y a varios de sus familiares. Algunos de ellos ya fallecieron, quedan para la historia sus palabras e imágenes grabadas. Con el paso del tiempo me convertí en un experto sobre la vida de Pedro, y de vez en cuando doy conferencias sobre el ídolo de Guamúchil. Hay uno que otro joven despistado que cree que Pedro Infante, es un ídolo más, producto de la televisión, y para exponerles mi punto de vista comienzo por relatarles lo siguiente:

Monterrey N. L. 15 de abril de 1957

Mi abuela me servía el desayuno, cuando una vecina entró a la cocina, llorando, muy angustiada.
—¡Carmelita, Carmelita, se mató Pedro! ¡Se mató Pedro!
Mi abuela la miró sorprendida e interrogante
—¿Cuál Pedro, vecina?
—¡Pedro Infante! ¡Pedro Infante!
—¿Cómo?
—¡Sí, prenda la radio! En la XEFB lo están anunciando.

Mi abuela con el seño adusto encendió la radio y lo sintonizó, se escuchó la voz de Pedro cantando; la melodía se cortó bruscamente y un locutor con voz grave anunció:— Pedro Infante, el popular actor y cantante falleció hoy a las siete cuarenta y cinco de la mañana, en un accidente aéreo ocurrido en la ciudad de Mérida Yucatán…

A medida que mi abuela escuchaba la noticia sus ojos se inundaron de lágrimas, hasta que no pudiendo más soltó el llanto al tiempo que abrazó a la vecina que inconsolable sollozaba. Yo tenía tan sólo seis años de edad, pero ese día quedó grabado en forma indeleble en mi memoria; al salir y visitar las casas del barrio, las escenas de llanto y luto se repetían en todas las casas. Estoy seguro que en todo Monterrey y en todas las ciudades de México, la escena era la misma.

Cuando los restos de Pedro fueron trasladados a la ciudad de México, miles de admiradores del artista llenaron las calles por donde pasó el cortejo fúnebre, la policía en el Panteón Jardín tuvo que luchar contra los dolientes para imponer el orden. ¡Jamás se había visto algo así en la historia del país!

Hoy cincuenta y tres años después, los jóvenes que no conocieron la época en que Pedro vivió, e influídos por las modas de los tiempos actuales, tal vez piensen que él fue un actor más, que ha permanecido vigente gracias a la magia de la televisión que constantemente transmite sus películas. A ellos les diré que Pedro no era una estrella producto de la televisión; Pedro era un artista excepcional y un hombre que realizó cosas que las personas y los artistas comunes no realizan, y si piensan que estoy exagerando movido por la admiración que le he profesado a lo largo de mi vida, les pido que analicen fríamente y contesten las preguntas siguientes:

¿A cuántas personas o artistas conocen ustedes que?…

Sus películas sigan teniendo éxito después de 50 años; que una de sus interpretaciones (las mañanitas) sea la más vendida en la historia de México, con 20 millones de copias, y se siga vendiendo. Además es el único artista que tiene en catálogo más de 52 discos que se siguen comercializando exitosamente en el mercado”. Que sepa tocar la guitarra, el violín, la batería, o dirigir una orquesta, Manejar una motocicleta Harley Davison y hacer acrobacias con ella, Montar un caballo y hacer las suertes de la charrería en él. Que sepa manejar desde una avioneta hasta un avión cuatrimotor de pasajeros o de carga.

¿Qué artista de la actualidad, conocen ustedes? que al llegar al lugar donde va a actuar, haga dos show, uno gratuito para las personas en la calle que no pudieron pagar boleto o no pudieron entrar. (Pedro lo hizo muchas veces cantando en la calle por horas) o ¿que sea capaz de convocar a lo más selecto y granado del mundo artístico para realizar un tele maratón en forma gratuita para reunir millones de pesos para la construcción de una iglesia? Que además sepa cortar el pelo y pueda construir desde una mesa hasta una casa de madera. ¿Que en un año (1952) haya filmado nueve películas al mismo tiempo que en la cartelera se estrenen otros siete filmes de él y grabado 33 canciones?

Si analizamos fríamente, la vida y hechos de Pedro Infante, llegamos a la conclusión de que era un hombre fuera de lo común. Un hombre talentoso, trabajador, bondadoso y alegre con el cual, el pueblo de México se identifico a través de los personajes que magistralmente interpretó en sus películas. El pueblo río, lloró y cantó con él. Y hoy a cincuenta y tres años de su muerte, su voz se sigue escuchando en las casas donde sus admiradores escuchan sus discos, en la radio, en la televisión, en las sinfonolas de todas las cantinas de barriada que existen en nuestro país y en sus películas que aún siguen cautivando a espectadores de todas las edades.

Así es que estimado lector, después de leer lo anterior usted decida: ¿Es Pedro Infante un ídolo más, producto artificial de la televisión?

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.